www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Impulsado por el gobierno

El Senado argentino debate polémico proyecto para blanquear divisas

jueves 23 de mayo de 2013, 11:13h
El Senado de Argentina inició este miércoles la discusión sobre una polémica iniciativa impulsada por el Gobierno de Cristina Fernández para incentivar el blanqueo de ahorros no declarados en divisas extranjeras, mediante la suscripción de instrumentos financieros destinados a impulsar sectores como la construcción y la energía, calificados por el Ejecutivos, como "estratégicos" para la economía del país suramericano.
El Senado de Argentina debatía este miércoles una iniciativa impulsada por el Gobierno para incentivar el blanqueo de ahorros no declarados en divisas extranjeras a través de la suscripción de instrumentos financieros destinados a impulsar sectores como la construcción y la energía.

El proyecto, que de ser aprobado deberá pasar a la Cámara de Diputados para su tratamiento, comenzó a ser discutido por el pleno de la Cámara alta en el mediodía de este miércoles y se prevé que el debate se extienda por varias horas.

La iniciativa es fuertemente criticada por el arco opositor, que sostiene que el blanqueo propicia operaciones de lavado de dinero, algo que el Gobierno niega.

La senadora Laura Montero, de la opositora Unión Cívica Radical, advirtió durante el debate de hoy que el proyecto propicia captar "plata que no es bien habida, que posiblemente venga de la corrupción".

Pero desde la vereda del oficialismo, el senador Aníbal Fernández afirmó que la iniciativa permitirá dirigir ahorros hacia "el crecimiento y la generación de empleo".

El Gobierno envió a principios de este mes este proyecto al Parlamento, en un contexto de fuerte alza del precio del dólar en el mercado informal, cuyo valor cedió luego de este anuncio.

El mercado informal del dólar se vigorizó a partir de las restricciones cambiarias impuestas por el Gobierno argentino desde finales de 2011 para frenar la fuga de divisas.

El proyecto de ley propicia la declaración de ahorros en divisas extranjeras a través de su depósito en una cuenta bancaria, dinero cuyo propietario podrá canjear por diversos instrumentos financieros y que irá a engrosar las arcas del Banco Central argentino.

Quien exteriorice sus ahorros no declarados podrá optar por un Bono Argentino de Ahorro para el Desarrollo Económico (BAADE) o un Certificado de Inversión (CEDIN).

Los recursos captados por esta vía serán destinados por el Gobierno a sectores productivos, como la construcción y la energía. El BAADE se constituirá como una opción de inversión, que permitirá al tenedor de dólares incrementar el valor de su ahorro obteniendo un interés de 4 por ciento anual.

El CEDIN, en tanto, tiene por objetivo apuntalar la actividad inmobiliaria y de la construcción -frenada por las restricciones cambiarias-, constituyendo un medio de pago denominado en dólares.

Los CEDIN podrán ser cancelados en la misma moneda de su emisión por el Banco Central o la institución que la autoridad monetaria indique sólo si el tenedor acredita la compraventa de inmuebles, su remodelación o la construcción de nuevas unidades de vivienda.

Control de precios

Por su parte la presidenta argentina, Cristina Fernández, anunció un aumento en los subsidios y las asignaciones familiares que reciben los trabajadores y anticipó que controlará los precios con el despliegue de integrantes de fuerzas sociales y políticas.

En un acto en la sede del Ejecutivo transmitido por cadena nacional, la mandataria anunció un aumento en los subsidios que reciben las embarazadas y las madres con niños, lo que demandará al Gobierno un gasto adicional este año de 18.750 millones de pesos (unos 3.570 millones de dólares).

Fernández anunció además un aumento en las asignaciones familiares y por discapacidad que cobran los asalariados en relación de dependencia.

Ante un auditorio con numerosos empresarios, la presidenta sostuvo que no quiere "que este esfuerzo formidable que hace el Estado y la sociedad signifique un aumento inmediato de los precios".

En este sentido, afirmó que son los empresarios los que suben los precios y dijo que los acuerdos de congelación de precios firmados en los últimos meses "no quedarán librados al azar".

Por ello adelantó que el Gobierno utilizará las "fuerzas de los movimientos políticos, sociales y juveniles para desplegarlas en todo el territorio" para controlar los precios que se cobran y "cuidar el bolsillo del pueblo".

El control, añadió Fernández, se realizará en coordinación con los municipios. Según cifras oficiales, los precios al consumidor en Argentina subieron en abril un 10,5 por ciento frente al cuarto mes de 2012, pero para consultores privados el crecimiento real registrado en ese lapso fue del 23,67 por ciento.