www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENTREVISTA AL DOCTOR MANUEL HIDALGO

"La movilización de la sociedad civil contribuirá a la erradicación del cáncer"

miércoles 26 de junio de 2013, 19:54h
El doctor Manuel Hidalgo, director del Programa de Investigación Clínica del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), se muestra convencido de que la movilización de la sociedad civil tendrá un papel crucial en los próximos años en la lucha contra el cáncer. “Creo que cada vez hay menos tabú; cada vez hay más asociaciones de pacientes, más fundaciones y grupos no gubernamentales que se dedican a generar fondos, a patrocinar y a favorecer la lucha contra el cáncer”, argumental el oncólogo en una entrevista con El Imparcial, en la que asegura, además, que los avances en el conocimiento biológico de la enfermedad, la prevención, el diagnóstico y el tratamiento han multiplicado su velocidad y pone encima de la mesa las consecuencias futuras de los recortes en investigación y desarrollo en España como un freno a esa marcha positiva que se venía alanzando. Por Laura Crespo
¿En qué momento se encuentra actualmente España en la lucha contra el cáncer?
Estamos en un momento razonablemente bueno, con problemas, pero con grupos y actividades que son muy productivas.

¿Cuáles son los porcentajes de curación actuales según el tipo de cáncer?
Se dice de forma global que un 60 por ciento de los tumores se curan, pero esto quiere decir que hay tumores que se curan en un 90 por ciento y otros que no se curan. Hay tipos de cáncer en los que ha habido grandes avances, que suponen un importante incremento del número de curaciones, y hay otros en los que ha habido avances que han mejorado las condiciones de los enfermos, pero que no han aumentado el número de curaciones.

¿Cómo valora el avance en los últimos años?
Creo que, afortunadamente, las cosas van ahora más rápido. Todo va más rápido en nuestros días: los trenes, los coches y también la investigación. Pasos que antes costaba mucho tiempo dar, ahora se hacen de forma mucho más rápida. Ha habido en los últimos años un incremento muy notable en la velocidad a la que se están haciendo descubrimientos.

¿Cómo cree que ha evolucionado la percepción de la enfermedad por parte de la sociedad?
Creo que cada vez hay menos tabú. Los enfermos y sus familiares no esconden que tienen cáncer y buscan tratamientos, medicinas y estrategias nuevas. Cada vez hay más asociaciones de pacientes, más fundaciones y grupos no gubernamentales que se dedican a generar fondos, a patrocinar y a favorecer la lucha contra el cáncer. El cáncer es el problema de salud número uno de los países desarrollados del siglo XXI. Está claro que va a ser la movilización de la sociedad civil la que eventualmente contribuya más a la erradicación de la enfermedad porque es un problema de todos.

¿Cree que influye también el hecho de tener mayor cantidad de información acerca del cáncer?
Todo va unido. El nivel educativo es más alto, el nivel de formación también lo es y el acceso a la información es más fácil. Es cierto que en esa inundación de información hay también mucha desinformación, con datos de poca calidad, pero sí que existen ahora más medios de información general que escriben páginas con un rigor muy elevado. Esto favorece a que las personas conozcan más y, con ello, se conciencien sean más exigentes.

En su campo, la investigación clínica, ¿cuáles son las principales vías abiertas?
Hay muchas, pero si tengo que destacar alguna hablaría de dos. Primero, la aplicación de técnicas de conocimiento genómico al entendimiento de los tumores, de su naturaleza, de su progresión y de cuáles son los puntos vulnerables por donde se pueden atacar. Eso ha sido una gran revolución que aún está en marcha. Por otra parte, el desarrollo de moduladores del sistema inmune tiene una gran actividad clínica y creo que nos va a dar muy buenas noticias en los años próximos.

¿Constituyen las células madre el camino más prometedor?
Es uno de ellos. No diría necesariamente el más prometedor, pero sí uno importante.

Una de las vías más esperanzadoras, según aludieron en unas jornadas recientes, es la medicina personalizada en oncología. ¿En qué consiste?
Una de las peculiaridades o aspectos interesantes del campo de la genómica genética del que hablaba antes es que nos estamos dando cuenta de que todos los tumores son distintos. Cada tumor en cada paciente tiene una composición genómica genética que lo hace ser individual y único. El conocimiento de esa individualidad nos está permitiendo aplicar de una forma mucho más eficaz el concepto de medicina personalizada y tratar a cada paciente de forma individual.


¿Qué tratamiento podrían surgir en los próximos años o las próximas décadas en base a la investigación actual?
Esperamos que todas estas investigaciones generen nuevos tratamientos y nuevas terapias, pero donde quizás ha habido más revolución a nivel del tratamiento ha sido en el tema de la inmunoterapia. Creo va a haber nuevos moduladores del sistema inmune que están teniendo una actividad clínica importante y positiva. Hay muchísimas nuevas moléculas dianas, es difícil resumirlas o seleccionar una frente a otras.

Se ha hablado mucho en los últimos meses de los análisis genéticos de predisposición al cáncer, como el que llevó a Angelina Jolie a practicarse una doble mastectomía. ¿Son recomendables estos estudios?
En aquellos individuos en los que hay un riesgo, sí. De forma generalizada y sin ningún tipo de discriminación en la población, no.

¿Son caros estos análisis genéticos?
Sí, son bastante caros, aunque ahora con la pérdida de la patente por parte de Myriad Genetics está previsto que se abaraten.

Los consejos de vida sana que suelen darse, ¿hasta qué punto influyen en la prevención del cáncer?
Hay muchos falsos mitos, pero estos hábitos sí influyen. Claramente, no fumar, tener una vida sana, protegerse de infecciones o hacer deporte, son cuestiones que ayudan. Ahora bien, es cierto que en un mundo perfecto en este sentido, aún habría cáncer. Hay muchos tumores que se producen en pacientes en los que no conocemos ningún factor de riesgo. El factor de riesgo más crítico para el cáncer es la edad, y contra eso no podemos de momento hacer nada. Pero desde el punto de vista práctico, algo que sí es modificable y que puede tener una implicación importante en prevención del cáncer, es el tabaco. Mi consejo fundamental es, entonces, que el que fume deje de fumar y el que no haya empezado, que no fume nunca.

En cuanto a la investigación del cáncer, ¿en qué situación se encuentra España?
Estamos bien, en una posición similar a la de otros países desarrollados, pero es mejorable. Hay centros que van muy bien, pero ahora tenemos muchos problemas de recortes.

¿Se notan muchos estos ajustes en las partidas de financiación de investigaciones?
Muchísimo. Hay investigadores que no van a poder seguir su trayectoria porque no tienen fondos y otros que tienen proyectos o ideas nuevas que no van a poder sacar adelante por el mismo motivo. Es un tema muy crítico y que creo que va a tener una repercusión bastante importante a corto y medio plazo: lo que no se invierta hoy es algo que vamos a perder para el día de mañana. Es fácil que el nivel de investigación en España de forma global sufra en los próximos años.

¿Se busca financiación alternativa?
Buscamos financiación de todas las formas que podemos. La falta de fondos es un problema real y ahora mismo estamos constantemente buscando nuevas fuentes de financiación que, en nuestro caso son, fundamentalmente, proyectos europeos. También estamos intentando obtener más dinero de fuentes filantrópicas en España, aunque es algo que está poco desarrollado en nuestro país.

Antes de entrar en CNIO trabajaba en Estados Unidos y volvió a España en 2008, cuando la crisis apenas asomaba. ¿Se ha planteado en estos años crudos volver a marcharse, como hacen cada año muchos investigadores españoles?
Sí me lo he planteado, por supuesto. Pero vine aquí con el interés de hacer un proyecto y creo que todavía hay que intentarlo un poco más. Si la cosa se pone peor, habrá que buscar otra salida. Las cosas están más fáciles, sobre todo en Estados Unidos. En Europa, por lo general, la cosa está mejor que en España, exceptuando algunos países como Grecia o Portugal que están como nosotros, pero no tan bien como en América.

¿Por qué la investigación clínica del CNIO, que es un organismo público, se desarrolla de forma más amplia y activa en clínicas privadas?
Aunque también tenemos pacientes en hospitales públicos, es cierto que la mayor actividad clínica la desarrollamos en un hospital privado de Madrid. El motivo es, simplemente, porque ha ido más fácil y rápido ponerlo en marcha en el hospital privado que en el público. En el público han sido todo problemas y en el privado todo facilidades.

¿Por qué cree que ocurre eso?
Porque los hospitales públicos son muy problemáticos. Creo que la gestión es compleja y no se tienen las prioridades claras. En este sentido, los hospitales privados, que a veces pueden tener menos medios, sí tienen más capacidad de poder gestionar sus recursos y de hacer las cosas que les interesan de una forma más rápida. Para nosotros ha sido muy cómodo o muy fácil crecer en el ambiente privado. En el público lo estamos haciendo también, pero tardará un poco más.

Ante esta situación de escasez de financiación para las investigaciones, a parte de buscar fondos alternativos, ¿qué salida ve?
Creo que lo que tenemos que conseguir es una inversión sensata y constante y un sistema de evaluación serio. Hay que tender a hacer buena ciencia, esto quiere decir ciencia productiva. La cantidad no es lo más importante, sino la calidad. No pasa nada porque en algún sitio no se investigue. Lo que hace falta es que los sitios en los que sí se investiga haya medios y se produzca ciencia de gran calidad. A veces, hay poco dinero y encima hay que repartirlo. Pero todo esto depende de la voluntad de los políticos, que son quienes lo manejan.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.