www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La cantinela secesionista del nacionalismo catalán

lunes 01 de julio de 2013, 07:42h
Este pasado sábado el Nou Camp acogía en Barcelona un concierto con el fin de reivindicar “el derecho a decidir ante los estados y los mercados”. Tal era la valoración que hacía del Concert per la Llibertat ayer domingo la secretaria general de Esquerra Republicana de Cataluña, Marta Rovira. Añadía, además, que el éxito de la convocatoria venía a significar una demanda explícita “para poner una fecha definitiva a la consulta”. No es la única representante del nacionalismo catalán que se manifestaba en este sentido, pues a lo largo del día de ayer varios miembros destacados de Convergencia hicieron suyo este análisis.

Hay un nutrido sector de la sociedad catalana favorable al órdago secesionista. No les importa que con ello se conculque la norma fundamental del estado, la Constitución. Ese estado del que ellos forman parte y gracias al que tienen lo que tienen. ¿Derecho a decidir? ¿Por qué no? ¿Quién se opone a ello? Muy pocos en ninguna parte de España, pero, en realidad, lo que proponen los nacionalistas catalanes es un cambio del sujeto de soberanía, residenciándolo en el ámbito autonómico. Y eso es otra cosa, que se puede hacer, pero cambiando la Constitución, la cual se puede cambiar, pero respetando el derecho a decidir de toda la ciudadanía española. Lo contrario, es saltarse la ley; esto es, dar un golpe de estado.

Por otra parte, que la clase política catalana haga lecturas maximalistas de la asistencia a un concierto de verano se antoja excesivo. Y más cuando sigue pasando el tiempo y parece que, a juicio de CIU y Esquerra -más parte del PSC y de IU, conviene recordar- , la única prioridad de Cataluña es la consulta ilegal. En el concierto no se hizo mención al clima generalizado de corrupción, ni al calamitoso estado de las cuentas de la Generalidad -cuestión ésta en la que Esquerra tiene una responsabilidad tanto de su apoyo actual a CIU como de su etapa en el tripartito-. Tampoco a su alarmante índice de paro, y menos aún a la imagen que el Govern está ofreciendo hacia el exterior. una cantinela, por lo demás, tan cansina como evitable.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios