www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DÉCIMA SESIÓN DEL JUICIO

Bretón le dijo a un policía junto a la hoguera que los niños estaban "cerca"

lunes 01 de julio de 2013, 16:50h
El "agente sombra" que acompañó a José Bretón durante el inicio de la investigación por la desaparición de sus dos hijos ha declarado este lunes en la décima sesión del juicio que acusa a Bretón de la muerte de los pequeños y ha asegurado que el encausado ale dijo que los niños estaban "cerca" cuando se inspeccionó la hoguera en la que se encontraron restos óseos.
El policía que siguió a José Bretón desde el inicio de la investigación por la desaparición de sus dos hijos ha asegurado este lunes que este le dijo que los niños "están cerca", al acompañarle a la hoguera en la que se encontraron restos óseos, cuya custodia fue correcta, según los agentes que han declarado en el juicio.

Durante la décima sesión del juicio con jurado popular a José Bretón, acusado del asesinato de sus dos hijos el 8 de octubre de 2011, han prestado declaración los agentes encargados de trasladar los restos óseos entre Córdoba, Sevilla y Madrid, quienes han dicho que todo el proceso se hizo "escrupulosamente" y sin desprecintar en ningún momento las cajas.

La validez como prueba de los restos óseos hallados en la finca Las Quemadillas fue uno de los temas que centraron ya la primera jornada del juicio y el abogado de Bretón, José María Sánchez Puerta, sostiene, entre sus argumentos de defensa, que fueron "cambiados" y "manipulados".

Los agentes han constatado que los restos que se recogieron en la hoguera fueron introducidos en distintas cajas que se precintaron debidamente para ser trasladados a dependencias judiciales, donde quedaron bien custodiadas en una zona de seguridad.

El traslado de dichas cajas hasta Sevilla se hizo "siguiendo el protocolo habitual" y en ningún momento fueron abiertas, mientras que también quedaron custodiadas en unas dependencias de acceso restringido.

Cuando las muestras llegaron a Madrid para ser analizadas por miembros del Instituto Nacional de Toxicología y por el antropólogo forense Francisco Etxeberria, que aseguró que los restos eran humanos, las cajas "se desprecintaron y precintaron en todo momento con seguridad y sin posibilidad alguna de manipulación", ha dicho uno de los policías.

Por otro lado, el agente que levantó acta del análisis de los restos que hizo Etxeberria en agosto de 2012, diez meses después de la desaparición, ha asegurado que el experto "determinó rápidamente y sin duda" que eran "de origen humano".

Asimismo, ha detallado que en un momento dado, la perito que dictaminó inicialmente que esos restos eran de origen animal "declinó la oferta del doctor Etxeberria de hacer un informe conjunto" y adujo que ella "ya había hecho el suyo".

También ha prestado declaración el comisario Manuel Piedrabuena, encargado de la investigación del caso Marta de Castillo, que estuvo al frente de las pesquisas de la desaparición de los niños en Córdoba los tres primeros días.

Piedrabuena ha asegurado que la perito que analizó los restos óseos en la hoguera "no recibió ninguna presión" para hacer su informe y que no cruzó ninguna palabra con ella.

El comisario ha explicado que mantuvo en esos días una conversación con Ruth Ortiz, madre los menores, quien le transmitió su preocupación por lo ocurrido y que se temía "lo peor" ante la desaparición de sus hijos.

También ha pasado por la sala el agente policial "sombra" que fue asignado a Bretón desde el inicio de la investigación y que permaneció con él hasta que fue detenido nueve días después de denunciar la desaparición de sus hijos.

El agente ha explicado que, debido a su experiencia policial, le parecía "extraño" que Bretón se mostrara "frío, distante y poco emocional" ante la desaparición de los menores y ha relatado distintos episodios que le llevaron al "convencimiento" de que "había matado a sus hijos".

Ha detallado que durante los tres primeros días de registros en la finca de Las Quemadillas, que centró la investigación policial, Bretón se mostraba "jovial" mientras se inspeccionaba la hoguera donde aparecieron distintos restos óseos.

Además, ha explicado que la primera vez que vio a Bretón nervioso fue durante un registro en la casa de sus padres, donde encontraron una receta de antidepresivos, de tal forma que cuando fue preguntado por ellos dijo que "no sabía dónde estaban los medicamentos y dónde los había comparado".

Con el paso de los días y al conocerse "datos e informes que desmontaban su versión", el policía le dijo que "esto ya no podía seguir así y que dijera lo que había pasado con los niños", momento en el que Bretón le contestó: "No se qué hacer, detenedme ya".

Acto seguido, el agente le trasladó a la finca de Las Quemadillas y lo acompañó a la hoguera, donde le preguntó si le recordaba a algo esa zona y si los niños estaban allí, a lo que Bretón le contestó que "están cerca" y repitió de nuevo "detenedme ya".

Ante tal circunstancia, el agente sugirió a los mandos policiales que Bretón fuera trasladado a dependencias policiales para una nueva declaración, si bien al no confesar nada y mantenerse en la versión de que perdió a los niños en el parque fue detenido.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios