www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Los dos chistes de la semana

sábado 06 de julio de 2013, 10:14h
Esta semana ha estado cuajada de chistes, aunque los protagonistas parece ser que iban en serio. Baltasar Garzón, quizás el juez más corrupto de los últimos años, quiere ahora crear una plataforma política para luchar, precisamente, contra la corrupción.

El que fuera magistrado de la Audiencia Nacional tiene una carrera poco apropiada para intentar volver a la política. Ya lo hizo, cuando Felipe González le fichó como diputado para nombrarle, después, secretario de Estado. Pero él quería ser ministro y, por eso abandonó el Gobierno.

Y nada más volver a la Audiencia Nacional, revolvió en sus cajones hasta poner en marcha el caso GAL contra el Gobierno que acababa de abandonar. Y, como pretendía, volvió a ser protagonista. Sacó a la luz los “crímenes de Estado” y se vengó de Felipe González. En caso de haber sido ministro, el caso GAL jamás habría salido a la luz.

Pero como el ex juez es incapaz de cumplir con su misión y limitarse a trabajar por la Justicia, se inventó el caso de los crímenes de la represión franquista. Y llegó a reconocer que Franco había muerto. Buen historiador.

Ocurre, sin embargo, que pese a su empeño, el caso en cuestión, de existir, no era de su competencia. Pero él siguió adelante. Al final, el Consejo General del Poder Judicial le condenó por prevaricación.

El caso Gürtel fue otro de sus éxitos como luchador contra la corrupción. Incumplió todas las normas jurídicas y ordenó grabar las conversaciones de los abogados del caso con los implicados en la cárcel. Un ejemplo de rectitud y respeto a la ley.

El resultado fue que el Tribunal del Supremo le inhabilitó y le suspendió como magistrado de la Audiencia Nacional por prevaricación. Ha sido imputado en numerosas ocasiones y tiene más de una decena de querellas pendientes.

Pero ahí sigue. Ahora lucha contra la corrupción. El juez que se ha saltado todas las leyes que ha podido. Bueno, por suerte, no ha podido con todas. Para partirse de la risa.

Y el otro chiste lo protagoniza la pizpireta de Leticia Sabater. Hace décadas tuvo cierto éxito como actriz. Pero lleva unos años que no la contratan ni en su pueblo. Por eso, ahora se ha inventado que está avalada por el PP y que el propio Rajoy, según ha declarado la actriz, le agradeció que apoyara el partido. Parece un chiste. Porque si la musa del PP es Leticia Sabater, el partido del Gobierno no gana ni en Chinchón.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios