www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA CULTURAL

Ben Howard, en el Teatro Circo Price

viernes 12 de julio de 2013, 14:12h
Único concierto del británico Ben Howard en el Teatro Price de Madrid. Además, exposición de las marinas de Joaquín Sorolla en su museo hasta el 20 de octubre. Y, por último, Alice Munro publica en España una recopilación de cuatro relatos, Mi vida querida (Lumen).
Uno de los grandes descubrimientos de la música folk de los últimos tiempos, el músico británico Ben Howard ofreció un único concierto, esta semana, en Madrid, en el Teatro Circo Price. Se enmarca dentro del ciclo Veranos de la Villa. El cantante viajó a España tras su éxito en la entrega de los Brits Adwards llevándose dos a casa, (mejor artista revelación y mejor solista masculino). Su disco Every Kindom, se ha mantenido más de 79 semanas en la lista de los más vendidos. No ha necesito más que este primer disco para alcanzar fama mundial. Sus canciones son intimas, románticas, y conjugan palabras y una voz original que parece escuchar los sentimientos más profundos.

Además, el Museo Sorolla de Madrid celebra esta año los 150 años del nacimiento de este artista con un homenaje particular. Joaquín Sorolla (Valencia, 1863-Cercedilla, 1923) que supo como nadie captar con su paleta los diferentes colores de un día de sol en la playa de su Valencia natal, los cuadros que muestran las diferentes tonalidades de azul, del mar, del cielo, se exponen hasta el 20 de octubre. En la exposición se pueden ver Las velas (1916), Saliendo del baño (1915), Rompeolas (1917-18)obras que representan temáticas cotidianas. A medida que pasan los años, el color y la luz, irán tomando mayor espacio en la tela. La muestra puede visitarse hasta el 20 de octubre.

Por último, la canadiense Alice Munro (1931) publica en España Mi vida querida (Lumen), su última colección de relatos. La escritura de Munro podría denominarse minimalista tan “llenos de significados” se encuentran sus silencios, sus entre-líneas.
Munro nació en el seño de una familia que vivía en una granja, en Canadá, en una época de depresión económica; esta vida tan elemental fue decisiva como trasfondo en una parte de sus relatos. Muy joven se casó con Michael Munro, con el que tuvo tres hijos y regento una librería. Se divorció en 1972, y al regresar a su estado natal se convirtió en una fructífera escritora-residente en su antigua universidad. Volvió a casarse en 1976, con Gerald Fremlin. A partir de entonces, consolidó su carrera de escritora.

En los relatos de Mi vida querida recogemos fragmentos de su vida, de sus familiares y de sus lecturas. En el último, nos encontramos con El Gran Gatsby, En busca del tiempo perdido y La montaña mágica.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.