www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR DETRÁS DE VENEZUELA Y CHIPRE

Grecia vuelve a estar en la lista del peligro

jueves 18 de julio de 2013, 20:59h
Nuestro vecino mediterráneo vuelve a ingresar en un club en el que le conocen muy bien: el de los diez países con un mayor riesgo de quiebra. Pero no hay que alarmarse, porque las reformas siguen su curso.
Grecia es otra vez uno de los diez países con un mayor riesgo, según el último informe de CMA. Lo que hace esta casa es recoger los datos de los CDS, que muestran la prima de los seguros sobre el riesgo de impago de las deudas soberanas. A partir de los CDS, CMA hace un cálculo de las probabilidades que otorga el mercado a la posibilidad de que ese Estado quiebre. España llegó a estar en la lista de los diez primeros, de la que salió. Y Grecia es un viejo conocido del club. Pero había estado fuera y ahora entra con fuerza en el cuarto puesto, y una probabilidad de quiebra del 48,56 por ciento.

Por delante de Grecia están Venezuela (unas probabilidades del 51,36 por ciento), y Chipre (65,51 por ciento). Pero el campeón de los campeones en esta notoria lista es sin duda (siempre lo fue y más con su lustrosa presidenta), Argentina. El mercado le otorga una probabilidad de quiebra del 81,62 por ciento.

Es interesante fijarse en el resto de los que completan la lista de diez. El número cinco es Egipto, que vive una situación económica caótica, que explica en parte la revuelta que ha llevado al golpe de Estado y al cambio de gobierno. Pakistán y Ucrania ocupan los puestos seis y siete, los tres con una probabilidad de quiebra de más del 40 por ciento. Atención al ocho, que es Portugal. En el anterior informe, de hace tres meses, ocupaba el puesto séptimo. Algo ha ganado, aunque el mercado le otorga una probabilidad de quiebra del 30,32 por ciento. El Líbano e Irak completan el cuadro.

Grecia ha hecho muchos progresos. Pero si España no ha dejado atrás el grueso del peligro de recaída, tampoco es el caso de Grecia. Su Parlamento ha aprobado nuevas medidas de recorte del gasto. Se eliminan 4.000 empleos públicos en lo que va de año. A otros 25.000 se les reduce el sueldo en un 25 por ciento durante ocho meses. En ese tiempo tendrán que encontrar acomodo en otro departamento, o se quedarán en la calle. Se calcula que podrían perder su empleo otros 11.000 trabajadores públicos. Malas noticias, cuando la tasa de paro es del 27 por ciento. Pero ese recorte del sector público es necesario para que sus finanzas públicas lleguen a ser, algún día, sostenibles. La troika ha liberado el siguiente tramo de ayuda, con el que puede pagar el monstruo ineficaz y clientelar que todavía tiene por Estado.

La troika, por cierto, está de actualidad. Por un lado en Grecia, por lo expuesto. Por otro, en Irlanda, porque dice que el programa está yendo por buen camino. Reconoce que la actividad tiene un comportamiento algo peor de lo esperado, como en el caso de Grecia y Portugal, pero el empleo, sin embargo, parece ir mejor. Bien es cierto que tiene un mercado laboral muy flexible.

Pero el debate sobre la troika no se ha producido sólo o principalmente en los países rescatados, sino en la Comisión Europea. La vicepresidenta de la Comisión, Viviane Reding, cree que la colaboración de su institución con el FMI (que, junto con el BCE forman la troika), ya no es necesaria. Fue “una solución de emergencia”, pero “en el futuro los europeos tendremos que ser capaces de resolver los problemas por nosotros mismos”.

El comisario de Economía, Olli Rehn, discrepa. No hace referencia a la capacidad financiera de Europa, que es a lo que se reriere Reding, sino a la calidad de sus técnicos: “Ninguna de estas situaciones es fácil, pero eso hace más importante que podamos recabar el juicio combinado de las tres instituciones”.

En los detalles está el diablo. Pero a veces falla también la concepción general, y la idea de la Comisión de apostar por el aumento de los impuestos podría ser un grave error.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.