www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Pekín comienza a mostrar dudas hacia su socio suramericano

Venezuela espera el "rescate" de China por 5.000 millones de dólares

miércoles 24 de julio de 2013, 10:18h
Venezuela atraviesa una de las peores crisis de liquidez de su historia, por lo que ha comenzado a negociar una nueva financiación de China por 5.000 millones de dólares. Sin embargo, los escándalos de corrupción en el país suramericano y el incumplimiento de acuerdos bilaterales, ha hecho que Pekín reconsidere su posición ante Caracas, cuyo Gobierno es visto por la potencia asiática como un riesgo para su capital.
PIE DE FOTO


El Gobierno de Venezuela sostiene negociaciones con su par de China para asegurar un nuevo tramo de financiación para el llamado Fondo Chino-Venezolano que podría llegar a los 5.000 millones de dólares, confirmó hoy una fuente de la institución que administra el mecanismo.

El presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes), Temir Porras, anticipó el lunes que dentro de dos semanas se negociará en Caracas con el Banco de Desarrollo de China la firma de un nuevo crédito destinado a proyectos de producción y desarrollo económico en Venezuela.

Porras sostuvo que el objetivo de la entidad que preside es que el tramo llegue a los 5.000 millones de dólares, confirmó a Efe una portavoz del Bandes.

El Fondo suma dos tramos de 6.000 millones de dólares cada uno en la actualidad (4.000 millones aportados por China y 2.000 por Venezuela en cada uno de ellos).

Las negociaciones tendrán lugar tras la visita que realizó a China la semana pasada el vicepresidente venezolano, Jorge Arreaza, quien garantizó a las autoridades chinas el "blindaje de todos los procesos y procedimientos en la financiación de China a Venezuela".

El Fondo Chino-Venezolano fue centro de atención este mes tras una denuncia de corrupción por un presunto desfalco al interior del mecanismo por 84 millones de dólares, lo que llevó al Gobierno a anunciar la detención de cinco funcionarios.

El fondo, creado en 2007, financia proyectos en Venezuela y está formado por aportes del Banco de Desarrollo Chino y el Fondo de Desarrollo Nacional venezolano (Fonden), administrados a través del Bandes.

China es una de las principales fuentes de financiamiento externo del Gobierno venezolano. Desde la profundización de las relaciones bilaterales, el país asiático ha desembolsado más de 40.000 dólares en distintos proyectos bilaterales, muchos de los cuales no dan indicios de que estén avanzando.

Ello, sumado al incumplimiento de los compromisos obtenidos y los escándalos de corrupción que han salpicado al Fonden, han hecho que el Gobierno de Pekín reconsidere su posición ante Venezuela y analice la rentabilidad de mantener abierta la línea financiación del país suramericano que se encuentra inmerso en una profunda crisis de liquidez.

Las dudas de China hacia el Ejecutivo venezolano se agudizaron tras el fallecimiento del presidente Hugo Chávez el pasado 5 de marzo, cuando obstaculizó la concesión de 4.000 millones de dólares, que Caracas aún espera, pese a los esfuerzos de su canciller, Elías Jaua, para desbloquear el crédito.