www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY APLASTA A BÁRCENAS, RUBALCABA DESCOMPONE AL PRESIDENTE, QUE GANÓ, SIN EMBARGO, LA PARTIDA

jueves 01 de agosto de 2013, 10:12h
Ni circunloquios ni veladuras ni evasivas. Mariano Rajoy cogió el toro por los cuernos y renunció a utilizar el ventilador para esparcir basura sobre grupos que, como el PSOE o CiU, padecen o están sometidos a procesos judiciales de envergadura.

Reconoció el señor Rajoy que se equivocó al confiar en Luis Bárcenas. Afirmó que el extesorero ha mentido y ha utilizado la insidia y la calumnia como fórmula para difuminar el único hecho hasta ahora cierto: hay cuentas irregulares a su nombre en Suiza.

El presidente del Gobierno proclamó ante los diputados su completa inocencia y la rectitud de su partido. Y afirmó que esperaría a las decisiones del juez en lugar de dedicar-se a responder las insinuaciones y las falsedades del extesorero. El Congreso de los Diputados es una cámara en la que se debaten la gestión y las responsabilidades políticas pero no una cámara para impartir justicia. Eso corresponde a los jueces.

Mariano Rajoy, en fin, ha aplastado a Luis Bárcenas. Frente a pasadas declaraciones exculpatorias se ha enfrentado abiertamente con el extesorero y le ha acusado de calum-niador. Ha sido el presidente convincente y rotundo, cosechando el aplauso repetido de su grupo. Finalmente, anunció una reforma de la ley del Tribunal de Cuentas y de otra serie de leyes que garanticen seriedad y transparencia por lo que respecta a presuntas irregularidades de los partidos.

Rubalcaba, en su intervención, renunció al énfasis y subrayó con lenguaje muy sencillo todos los aspectos de la presunta contabilidad B del Partido Popular. Acusó abiertamente a Mariano Rajoy de haber cometido una serie de delitos y se apoyó sobre todo en los sms publicados en el diario El Mundo para descomponer al presidente y exigir su dimisión. No estuvo brillante Rubalcaba pero sí eficaz, consiguiendo mantener las espadas en alto.

Duran Lleida se manifestó como siempre, moderado y prudente, un gran orador parlamentario. Bien, sin excesos, Rosa Díez y discretos los demás diputados de la oposición, salvo un par de ellos que se echaron al monte, insultando al presidente y colocándose al margen del sistema.

Alfonso Alonso habló con energía y claridad. Su intervención puede calificarse de sobresaliente. Tras él, Mariano Rajoy se mostró sereno y convincente para la opinión pública en el turno de réplica. Derrochó sentido del humor y, a ráfagas, estuvo brillante. Las encuestas, manipuladas o no, la opinión de los dirigentes y comentaristas, interesadas o no, juzgarán la comparecencia de Mariano Rajoy. En mi opinión, el presidente del Gobierno ganó la partida, aplastó a Bárcenas, combatió con eficacia a sus detractores y, en líneas generales, recuperó una parte sustancial del terreno perdido ante la opinión pública.

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios