www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ferrera corta la única oreja en La Malagueta

Fandi, a hombros, se lleva el entretenido mano a mano con Padilla en Almería

sábado 24 de agosto de 2013, 00:29h
El diestro David Fandila "El Fandi", que cortó dos orejas, abrió hoy la Puerta Grande de la plaza de toros de Almería, tras un entretenido mano a mano con Juan José Padilla, que pudo haber logrado también el triunfo si no llega ser por la cicatería del presidente y por su mala espada.
Padilla poco pudo hacer con el que abrió plaza, un animal que se fue desfondando a medida que avanzaba su lidia, y con el que el jerezano estuvo voluntarioso en una labor de más a menos, pero que contó con el beneplácito de los tendidos por el carisma que imprimió el torero a todo su obra.

La faena al tercero tuvo emoción, sinceridad y generosidad. Buen toreo de capa de Padilla, que invitó al sobresaliente Jesús de Almería a entrar en un quite. Con las banderillas, el espectáculo total al compartir el tercio con El Fandi. Juntos hicieron las delicias de los tendidos, que acabaron puestos en pie aplaudiendo a estos grandes rehileteros.

El toro se movió con clase y codicia, lo que aprovechó el Padilla para cuajar una faena vibrante y muy variada, con pasajes de todo tipo: derechazos y naturales de buen son, sin faltar los típicos rodillazos, desplantes y otros guiños, que conectaron mucho con la gente.

En uno de esos desplantes, el astado se echó a los lomos a Padilla de forma espeluznante, aunque, por fortuna, salió ileso. El fallo a espadas propició que el triunfo se esfumara y tuviera que conformarse con una gran ovación desde el tercio.

En el quinto, el más deslucido del envío, no tuvo tela que cortar Padilla que, tras intentarlo por uno y otro lado, no le quedó otra que abreviar.

La mala colocación de la espada le jugó una mala pasada al "Fandi" en su primero, un toro noble y manejable al que el granadino le dio "fiesta" con capote y banderillas, aunque en la muleta anduvo el hombre tan voluntarioso como frío.

En el cuarto estuvo más "eléctrico" El Fandi, que se metió al público en el bolsillo desde la larga cambiada con la que recibió a su oponente en el tercio. Compartió banderillas con Padilla en otro tercio de clamor, y, en el último tercio, anduvo tesonero el granadino en una labor limpia y templada, aunque con poco ajuste y nula profundidad. Mató a la primera y cortó una oreja.

Con el que cerró plaza anduvo también a gran nivel El Fandi, sobre todo con las banderillas, ya que muleta en mano tan sólo cabe destacar la entrega del torero en otra labor de rápida conexión con la afición almeriense, que le premió con otro trofeo.

Antonio Ferrera corta la única oreja en La Malagueta
Antonio Ferrera, que entraba en este cartel en sustitución de Morante de la Puebla, ratificó el gran nivel mostrado el pasado martes en este mismo coso ante los toros de Víctorino Martín. En esta ocasión, en este caso con reses de Victoriano del Río, volvió a brillar hasta el punto de pasear la única oreja de la tarde ante el único toro con calidad del encierro.

Fue del cuarto de la tarde, con el que se mostró animoso con el capote y armó un lío en banderillas sobre todo en dos pares en los que quebró antes de clavar con espectacularidad. Luego realizó una faena variada, sólida y con mucha verdad que tuvo momentos de lucimiento por ambos pitones.

Su primero fue más deslucido, y tras ser también muy ovacionado en banderillas, intentó sacarle partido a un astado que se le colaba por el pitón derecho, y que duró muy poco por el izquierdo. No obstante, logró sacarle pases suelto con exposición.

Aunque sin premio, también completó una feria de Málaga de nota El Juli, que realizaba su segundo paseíllo en el abono. Su primero, muy parado de salida, le permitió sin embargo brillar con la muleta al mostrarse repetidor con el engaño presentado por el madrileño. Así, ofreció una gran dimensión, sobre todo por el pitón izquierdo, en una actuación de calidad a la que solo le faltó la rúbrica de los aceros.

No le permitió el quinto, aún intentándolo con insistencia, sacarle lucimiento. El toro llegó rajado a la muleta, pese a lo que logró sacarle dos tandas de mano baja. Luego, el animal mostró su mansedumbre al huir despavorido de la muleta que le presentaba su matador.

Más discreta fue la tarde de José María Manzanares, que se encontró con dos toros con dificultades que no pudo solventar. El primero, rebrincado, se rajó pronto; mientras que el que cerraba plaza tuvo genio y el alicantino le realizó una faena algo irregular muy mal rubricada con los aceros, por lo que escuchó algunas protestas antes de que rodara el animal. Mañana volverá a hacer el paseíllo en esta misma plaza.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.