www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Borrón en la “Marea blanca”

sábado 24 de agosto de 2013, 09:13h
Sin entrar en el fondo de sus reclamaciones, la autodenominada “Marea blanca”, integrada mayoritariamente por personal sanitario opuesto a la privatización de la gestión de algunos hospitales en la Comunidad de Madrid, acaba de echar un borrón inadmisible en su campaña de reivindicaciones. Estando internada en el Hospital de la Paz la Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, empleados de ese centro hospitalario, concentrados a las puertas del edificio, desviaron las consignas previstas para solicitar a gritos su expulsión.

Cristina Cifuentes se haya entubada en la Unidad de Cuidados Intensivos después de sufrir un gravísimo accidente de tráfico en el centro de la capital madrileña. Cuando la señora Cifuentes se debate entre la vida y la muerte, tras varias operaciones quirúrgicas críticas, causa sonrojo comprobar el comportamiento incívico de ese personal sanitario. Siendo su misión velar por la salud de los pacientes sea cual sea su procedencia o adscripción, su actitud sobrepasa los límites de un mal gesto para convertirse en una agresión verbal sectaria que entra de lleno en el odio político. El crédito del personal dedicado a la salud pública es muy alto -y justificado- entre los ciudadanos, tal como atestiguan todas las encuestas, y no deja de ser un motivo de preocupación que comience a derrocharse ese buen nombre si el colectivo empieza a deslizarse por la pendiente de las bajas pasiones políticas.

Los convocantes de la protesta han dado carpetazo al suceso con la convencional estrategia de atribuirlo a la reacción incontrolada de una minoría. Lo cierto es que consignas coreadas como: “Vete ya a la privada”, esgrimidas contra una persona en situación crítica cuya vida está en peligro, no surgieron de un sector minoritario, y en cualquier caso los dirigentes del movimiento de protesta deben vigilar con mucha más atención brotes de odio de este estilo y ofrecer disculpas más convincentes a la persona agraviada. Las reivindicaciones en marcha son legítimas y precisamente Cristina Cifuentes ha velado con gran eficacia para que se realicen en un clima de normalidad democrática. La “Marea blanca” debe limpiar ese borrón y estar atenta para que entre sus filas no aumente un comportamiento incívico de pésimo estilo, que a la postre recaería sobre su propio descrédito.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.