www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PP, los señores del rodillo

jueves 29 de agosto de 2013, 01:07h
El comienzo del curso político ha sido especialmente duro en el Parlamento, donde el PP y la oposición, con el PSOE a la cabeza, protagonizaron un significativo rifirrafe, cuyo desencadenante provoca honda inquietud tanto en lo referente al caso concreto como a lo que de manera más general implica. Transcurrido el periodo vacacional, el PSOE viene dispuesto a no cejar en la caza y captura de Mariano Rajoy con motivo del caso Bárcenas. Y el PP no está menos dispuesto a seguir actuando de guardia pretoriana del Presidente en un esfuerzo, digno de mejor causa, de que salga impoluto de un escándalo ante el que, por mucho que se empeñen, no vale solo esperar a los resultados de la instrucción judicial, y, mientras tanto, dejar que pase el chaparrón y escampe.

Los socialistas habían propuesto que se celebrase un pleno extraordinario para realizar una interpelación -primer paso de la reprobación- al presidente del Ejecutivo, en cuanto que consideran que hay nuevos datos que ponen entredicho las explicaciones dadas por Mariano Rajoy el 1 de agosto en el Parlamento. Pero esa propuesta ni siquiera pudo debatirse, pues los miembros del PP en la Mesa del Congreso la suprimieron del orden del día. Igualmente, el Partido Popular, gracias a su mayoría absoluta, impidió que se crease, como pedía la oposición, una comisión de investigación parlamentaria sobre la financiación del PP.

Se equivoca el Partido Popular en aferrarse, y con débiles argumentos, a una postura obstruccionista que rechaza que se llegue con claridad al fondo de la cuestión de un asunto de enorme gravedad. Bien es verdad que el PSOE no está precisamente limpio ni en el pasado o en el presente en cuanto a corrupción se refiere –baste recordar los ERE de Andalucía-, pero eso no debe ser pretexto para que el PP no barra su casa, ni, sobre todo, a obstruir la labor parlamentaria. Que la suciedad esté extendida no significa que haya que tapar la propia, lanzándose de hoz y coz al triste recurso del “y tú más”. Y tampoco es de recibo utilizar la mayoría absoluta como un rodillo. Sin duda, los españoles se la dieron al PP en las urnas en unos momentos en los que contar con un Gobierno fuerte y estable resultaba esencial para hacer frente a la crisis. Pero no para que la convierta en una mordaza para la oposición, en un indeseable ejercicio de acallar al adversario ideológico, que va contra los propios cimientos del sistema parlamentario.

Cuando el PP estaba en la oposición se quejaba amargamente, y con razón, de las negativas del PSOE a crear comisiones de investigación de los muchos turbios asuntos que exigían ser aclarados, defendiendo con ahínco que la saludable asunción de responsabilidades políticas no depende de una condena judicial.

Parece que algunas ideas sufren un giro de ciento ochenta grados según se esté en la oposición o en el Gobierno, conducta de la que lamentablemente hacen gala todos los colores, y que no casa con la más mínima ética. Y tampoco con la inteligencia, sobre todo en unos momentos en los que la ciudadanía no vive precisamente un idilio con la clase política. Con posturas como estas se incendia la calle y se da pábulo a la premisa, manejada con presteza por los antisistema, de que los políticos no nos representan, son todos iguales, y lo único que les interesa es el poder.

El Parlamento es, quizá más que ningún otro lugar, el espacio para el “luz y taquígrafos”. No es de recibo que esto se obstaculice. Pese a los deseos del Gobierno y del PP, con el caso Bárcenas no va a pasar el chaparrón y escampar. Y mucho menos siguiendo estrategias de mirar para otro lado o de prepotencia, como la que ahora ha mostrado el PP en el Parlamento.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.