www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Los ordenadores de Bárcenas

viernes 30 de agosto de 2013, 07:45h
La historia de los ordenadores de Luis Bárcenas es digna de una trama que combinase el culebrón con el esperpento. Si no fuera porque remite a un asunto de enorme gravedad y trascendencia. Los dos portátiles del ex-tesorero del PP han pasado por infinidad de vicisitudes. Salieron a la palestra cuando Bárcenas presentó una denuncia acusando al PP de que se los había robado. La denuncia fue archivada. Poco después, el señor Bárcenas aseguró que en ellos había información decisiva. Después, al ser preguntada por el paradero de los aparatos, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en su comparecencia como testigo ante el juez Pablo Ruz, encargado del caso, afirmó que estaban en Génova perfectamente custodiados.

Con buen criterio y el propósito de que el vaciado de los ordenadores aportara datos, el magistrado pidió al PP que se los entregase. Pero, visto lo visto, a la señora Cospedal se le olvidó un “pequeño” detalle sobre los ordenadores. Ayer el análisis y examen de éstos deparó una gran sorpresa, pues, como por arte de birlibirloque, ha desaparecido todo la información que contenían. Uno de ellos carece de disco duro y el otro tiene información, pero parece ser que no es la guardada por el ex-tesorero. Ante esto, el PP ha reconocido que destruyó el disco duro, pero poco menos que por obligación siguiendo -ha declarado- el protocolo de utilización y reciclaje de material informático, para que después otro empleado pudiera utilizar el equipo. No parece, sin embargo, según voces autorizadas, que esto deba ser así, sino que, incluso, lo correcto es lo contrario, y antes de destruir, es preciso hacer copias de seguridad. Y, en cualquier caso, aunque ese protocolo sea habitual, dadas las circunstancias que concurren, lo adecuado habría sido conservar, en lugar de eliminar, toda la información contenida. El que se haya destruido, no habla precisamente a favor de quienes lo han hecho y sí contribuye a afianzar las sospechas.

En el caso Bárcenas no se trata de agitar vientos inquisitoriales, pero parece evidente que el comportamiento del PP está certificando sus intenciones de obstaculizar todo lo posible que se llegue a la verdad de esa supuesta financiación irregular del partido y de la contabilidad B.

En estas mismas páginas, señalamos el error del PP en su postura obstruccionista en el Parlamento en relación con el escándalo de sus cuentas. Postura a la que, lloviendo sobre mojado, se suma ahora este borrado de información, ante cuyo fin solo cabe recordar el refrán “verde y con asas, alcarraza”. Pero, que no se engañen en Génova 13 ni en Moncloa: por muchos borrados que hagan, no es posible ante el caso Bárcenas -ni ante ningún otro caso de corrupción- el borrón y cuenta nueva. Y mucho menos intentando impedir que se conozca la verdad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.