www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

OBAMA DECLARA LA GUERRA A EL ASAD

sábado 14 de septiembre de 2013, 17:55h
Reproducimos a continuación un artículo publicado por Luis María Anson en El Mundo y que ha tenido eco considerable.

El enlace que mantengo en la Casa Blanca desde mi época del ABC verdadero me ha filtrado una conversación entre el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y el dictador de Siria, Bashar El Asad. La transcribo a continuación ciertamente preocupado por la reacción con que me puedan obsequiar los servicios de espionaje estadounidenses.
Obama.- ¿Es ahí El Asad? Que se ponga. Soy Obama, el de la guerra.
El Asad.- Soy El Asad, el de los sirios gaseados. ¿Qué tal Michelle y las niñas?
Obama.- Bien, bien. ¿Y tus once mujeres?
El Asad.- Probándose la minifalda americana. Les gusta más que el burka.
Obama.- Te llamo para anunciarte que te voy a declarar la guerra y quiero saber a qué hora te viene mejor que te lance los misiles.
El Asad.- Prefiero a media tarde, a eso de las seis, hora de Damasco.
Obama.- No sé todavía el día porque tengo que esperar a lo que diga el Congreso y el Senado. Además, el consulting español Pedro Arriola me ha indicado que reúna antes mi Consejo de Familia. Desde que conocieron a las hijas de Zapatero mis niñas se han hecho góticas y están muy levantiscas. Michelle lo ha sido siempre. Espero que aprueben mi decisión y todo quede solucionado en esta semana.
El Asad.- El Papa Francisco dice que es una cabronada que me hagas la guerra. Yo voy a defenderme con escudos humanos.
Obama.- Mira, Asad, dime dónde instalarás los escudos humanos y bombardearé en otros sitios.
El Asad.- No, prefiero que te cargues a los escudos humanos porque voy a maniatar en ellos a mis enemigos de dentro y de fuera. Así que menudo favor me vas a hacer.
Obama.- Tú a mí también porque mis militares están como locos por probar el nuevo misil M-43 SHUS-24, capaz de acertar en el blanco con más menos 7 milímetros de error.
El Asad.- La verdad es que no entiendo por qué quieres derrocarme.
Obama.- No, Asad. Yo no quiero derrocarte. Lo que me conviene es que continúe la guerra en Siria. De ti me revienta tu alianza con los rusos y sobre todo con los chinos, que están muy pesados. Pero todavía me revientan más los talibanes islamistas que dominan a una parte de los rebeldes. Les voy a ayudar para equilibrar las cosas, pero llámame por teléfono para que detenga el bombardeo en cuanto te sientas amenazado.
El Asad.- Eso está bien, Obama. Tres mil años antes de que los indios americanos se bajaran de los árboles nosotros teníamos una cultura floreciente. Incluso el ejército hetita derrotó al de Ramsés II. Luego les obsequiamos con Nefertiti, que era la Ava Gardner de la época.
Obama.- Bueno, a mí la que me gusta es Halle Berry.
El Asad.- A mí también. Pero a quien se parecía Ava Gardner era a Nefertiti.
Obama.- No puedo competir con tu cultura, querido Asad, y eso que no creas, yo de niño leí La cabaña del Tío Tom y los tebeos de Flash Gordon.
El Asad.- No eres tan cabroncete como creía.
Obama.- Lástima que tú seas tan dictador.
El Asad.- Bueno, Estados Unidos se ha distinguido por aliarse con los dictadores: Chiang Kai-shek, de China; Marcos, de Filipinas; Suharto, de Indonesia; Ne Win, de Birmania; los reyes dictadores de Arabia, Kuwait, Catar, Bahrein y Dubai; Franco, de España; Salazar, de Portugal; Pinochet, de Chile; Trujillo, de República Dominicana…
Obama.- Para, para, y agradece que te he llamado para anunciarte cortésmente que te voy a asar a misiles con el fin de prolongar tu guerra civil que tanto nos conviene.
Y Gila en el recuerdo de todos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.