www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Las buenas intenciones de Irán

sábado 21 de septiembre de 2013, 09:44h
Parece que las esperanzadoras expectativas abiertas este verano por el cambio de presidente en Irán se están cumpliendo. Al jurar su cargo en el Parlamento el mes pasado, el nuevo mandatario iraní, Hasán Rohaní, pronunció un discurso conciliador donde manifestó que estaba dispuesto a comenzar una nueva y diferente etapa de las relaciones de Irán con el resto del mundo. Rohaní, un clérigo de 65 años, lanzó mensajes tranquilizadores, que ahora reitera e intensifica.

Esta semana la República Islámica de Irán ha empezado una campaña diplomática y mediática de gran alcance como preparación ante la próxima comparecencia de su presidente en la ONU. Hasán Rohaní ha intercambiado varios mensajes con Barack Obama, en los que insistía en su mudanza de rumbo y en su firme intención de mantener una cooperación constructiva y dialogante con la comunidad internacional. A esos mensajes, les ha acompañado algún gesto como la liberación de una docena de presos políticos -entre ellos, la de una figura relevante como es la abogada Nasrin Sotuden-, resultando también significativo que lo planteado por Rohaní parecen estar respaldado por el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei.
La cuestión más espinosa, y por la que Irán está en entredicho en la comunidad internacional, es su delirante carrera armamentística asentada en un programa nuclear que siempre quiso presentar como con fines civiles, pero, que, a decir de los científicos, no tiene esas características y suscita, por tanto, sospechas y alarmas. Máxime al estar en manos de una república teocrática dominada por clérigos movidos por un férreo fanatismo, suficientemente probado en incontables ocasiones. Ahora, Rohaní ha dicho con claridad que su país no busca desarrollar armas de destrucción masiva, incluidas las nucleares, y Ali Jamenei ha corroborado las palabras del Presidente subrayando que las armas nucleares son contrarias a los valores del islam.

La Casa Blanca no ha permanecido indiferente a estas intenciones de cambio, y Obama ha señalado que no descarta una reunión con Rohaní la próxima semana en Nueva York. Da la impresión de que la nación persa va por un correcto camino de diálogo con Occidente. Al menos, el estilo y el tono de Hasan Rohaní son muy distintos a los de su antecesor, el beligerante y chulesco Mahmud Ahmadineyad. No obstante, no deben echarse las campanas al vuelo, es preciso mantener la cautela, y estar muy atentos a los pasos que dé Teheran. Como bien ha matizado el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, “las acciones son más importantes que las palabras”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.