www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

polémica por algunos gastos recogidos en los PGE

La 'dedocracia', a salvo de la austeridad

sábado 05 de octubre de 2013, 12:19h
Fuentes del sector financiero consultadas por este diario a comienzo de la legislatura aseguraban que, ante la situación de emergencia que atravesaba el país, primero se producirían ajustes en las partidas más ‘fáciles’ de recortar y, después, se acometería una profunda remodelación de la estructura del Estado, un proceso más costoso cuyos resultados no pueden verse de la noche a la mañana. Pero el Ejecutivo lleva camino de acabar la legislatura sin ver los resultados de esta tarea y, además, poniendo a salvo determinados estandartes del despilfarro, que si bien no ponen en peligro la estabilidad de las cuentas públicas, sí son un símbolo de ejemplaridad, en un momento en que se están pidiendo sacrificios de los ciudadanos.

Tal es el caso de los coches oficiales y de los asesores de confianza. Ambas partidas no sólo no se han visto recortadas en los Presupuestos para 2014, tercer año de legislatura de Mariano Rajoy, sino que se han visto ligeramente aumentadas.

En concreto, el Gobierno contará con 664 asesores, dos más que en 2013, de los que 267 corresponderán al Ministerio de Presidencia, que hasta ahora contaba con 266. De ellos, el presidente Mariano Rajoy contará con 245, con lo que supera en 53 al anterior presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. El coste de sus salarios, en total, es de 23,9 millones de euros, dos millones más que el año pasado.

Todo ello en un contexto de reducción del presupuesto para empleados del Estado, cuya partida se ve reducida en un 1,6% frente al año anterior, hasta los 13.880 millones de euros.

El Gobierno anunció en noviembre de 2012 medidas para ahorrar en coches oficiales. En total, se calculaban unos 10,5 millones de ahorro en esta partida. Como consecuencia de la aplicación de las medidas anunciadas, que incluían disminución de la flota de vehículos, mayores restricciones y disminución del número de conductores conforme éstos se fueran jubilando, el presupuesto en coches oficiales descendió desde 42,89 millones de euros a 41,37. Sin embargo, para 2014 la partida vuelve a aumentar hasta los 42,02 millones de euros, muy lejos de la vía de progresivo ahorro anunciada por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en 2012.

Pero no es la única partida que sube en contra del discurso oficial de austeridad en la función pública. Los partidos políticos recibirán 82 millones de euros este año, un 27% más que el pasado, con motivo de las elecciones europeas. Hasta 29 millones han sido concedidos para financiar los costes de las campañas electorales de los comicios europeos.

En total, estos gastos no suponen un verdadero problema para la hacienda pública, cuyo auténtico dolor de cabeza está en pagar los intereses de la deuda, las pensiones, y los subsidios de desempleo. Hasta 262.135 millones de euros se irán en pagar estas partidas, según calcula el Gobierno. Es decir, más de la mitad de los 423.277,34 millones presupuestados para 2014.

Si se barrieran de un plumazo los gastos considerados superfluos, el problema de fondo sería el mismo para las cuentas públicas. Se trata de un asunto de ejemplaridad política en el ejercicio de la austeridad que, a pesar de ser anunciado a bombo y platillo de cara a la galería, no se ha reflejado en los números para el ejercicio de la labor pública en 2014.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.