www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

Margaret Mazzantini: Mar de mañana

domingo 06 de octubre de 2013, 12:40h
Margaret Mazzantini: Mar de mañana. Traducción de Carlos Gumpert. Alfaguara. Madrid, 2013. 136 páginas. 16 €. Libro electrónico: 7,99 €
Mar de mañana se adentra en las consecuencias más íntimas y personales de un conflicto bélico y diplomático, que inevitablemente desgarra innumerables vidas con luchas cruentas e injustificados odios. Las esperanzas frustradas, el sentimiento de perpetuo desarraigo, las promesas deshechas por la adversidad de las circunstancias o la exaltación del amor -amor materno o romántico, da igual- se recrean con habilidad en una novela breve pero trascendente.

La escritora Margaret Mazzantini, nacida en Dublín pero residente en Roma, ha obtenido los Premios Pavese y Mateoti gracias a la novela Mar de mañana. Dos de sus anteriores títulos -No te muevas y La palabra más hermosa- han sido llevados al cine por su marido, Sergio Castellito, y protagonizados por la actriz Penélope Cruz.

La novela de Mazzantini nos invita a recordar la historia reciente de Libia. En 1912 Italia invadió la actual Libia, que era entonces un territorio del norte de África tradicionalmente desatendido por las potencias europeas dada su escasez de recursos y su poco privilegiado emplazamiento. La llegada de Benito Mussolini al poder en el año 1922 provocó no solo el afianzamiento de la presencia italiana en el norte de África, sino además la llegada de colonos procedentes de la península para ocupar unas tierras cuya extrema pobreza era preocupante. Procedentes fundamentalmente de Sicilia y del sur de Italia, familias enteras cruzaron el mar Mediterráneo con la esperanza de iniciar una nueva vida en la colonia. Margaret Mazzantini presenta en su novela a la pareja formada por Antonio y Santa, genoveses que han construido su hogar en tierras libanesas y junto a su hija Angelina se hallan plenamente integrados en la vida de la que ya consideran su ciudad, Trípoli.

La descripción de la vida de los personajes en la urbe está cargada de color local gracias a las múltiples referencias a lugares concretos y a costumbres del lugar. La autora muestra un universo de convivencia tranquila y de respeto entre italianos y árabes. El hijo de Angelina, ya desde Italia, sentenciará que “su madre, durante once años, fue árabe”. El final de la pacífica vida en Trípoli de la familia llega cuando la guerra instaura un peligroso clima de odio hacia los italianos en el país. El regreso a Italia no supone una vuelta al hogar, sino al desarraigo y la incomprensión de sus compatriotas. El sueño de Trípoli permanecerá mucho tiempo en la mente de Angelina y, de alguna, forma, también en la de su hijo, Vito, nacido en Italia pero consciente de las duras experiencias vividas por su madre.

Muchos años después, Angelina y Vito estarán a punto de cruzarse con otra familia para la que la costa italiana representa el mejor de los refugios frente al terror de una nuevo conflicto bélico en Libia, el que habrá de derrocar a Muhamar el Gadafi. El mar debe conducir a Jamila y su hijo Farid a otra vida en Italia, lejos de la inseguridad de un país sumido en el caos. A través de la delicada prosa de la autora de Mar de mañana podemos conocer las vivencias y sentimientos de dos familias que se han encontrado de repente en un territorio hostil, que ya no pueden reconocer como suyo pero del que huir exige un alto precio. Más allá del mar se encuentran la indiferencia, la incomprensión, el abandono, la muerte. Solo el recuerdo de los días felices, arrastrado por el mar hasta la costa, puede mitigar el desarraigo de aquellos que deben dejarlo todo atrás.

Por Lorena Valera Villalba

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios