www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Obama, ausente en la reunión del Acuerdo Asia-Pacífico

miércoles 09 de octubre de 2013, 00:39h
En Estados Unidos se libra una de esas batallas que marcan una generación entera. Su presidente Barack Obama tiene como referentes para su presidencia a Abraham Lincoln, Frankling Roosevelt y Ronald Reagan, curiosamente a dos republicanos y un demócrata. El motivo es que estos presidentes iniciaron ciclos políticos largos favorables a sus partidos. Obama tiene el mismo objetivo, y su reforma sanitaria, el Obamacare, es el instrumento para ello. Los republicanos lo saben, y libran una lucha que, vista desde fuera, parece absurda, pero que es vital para ambos partidos y para los ciudadanos estadounidenses. Un efecto colateral de esa batalla ha sido el cierre, parcial y temporal, del Gobierno. Y de este efecto cuelga otro, que es la cancelación del viaje de Obama a Asia, donde iba a acudir a la reunión del Acuerdo Asia-Pacífico (APEC), que convoca a los países que comparten aquél océano.

Ha sido una ausencia relevante. Su falta ilustra la decadencia de la diplomacia estadounidense, y ha permitido un brillo inusitado por parte de China, y de su nuevo presidente, Xi Jinping. Otra de las estrellas del APEC ha sido el presidente ruso, Vladimir Putin. Muchos líderes han excusado la ausencia de Barack Obama, y el propio Putin ha declarado que “cualquier líder de un Estado habría hecho lo mismo” en iguales circunstancias, mientras que otros, como el primer ministro de Singapur, Lee HsienLoong, muestran amargamente su decepción: “Preferimos a un presidente de los Estados Unidos que prefiera viajar y cumplir sus obligaciones internacionales a otro que prefiera atender las cuestiones domésticas”. En cualquier caso, los esfuerzos del veterano senador y actual Secretario de Estado John F. Kerry no han logrado cubrir la falta del líder estadounidense.

Pero más relevante incluso que los altibajos de la política exterior estadounidense es el camino que está tomando, desde su creación, el Acuerdo Asia-Pacífico. Genera más de la mitad del PIB mundial, el 54 por ciento, y concentra un 44 por ciento del comercio global. Y su apuesta es por el libre comercio para contribuir a la salida de la crisis económica. En estos momentos, cuando los países desarrollados, tímida y débilmente, comienzan a levantar la cabeza, las economías en vías de desarrollo, que aportaban la gran mayoría del crecimiento mundial, se sumen en una crisis cuyo alcance no logramos atisbar. El libre comercio es una apuesta segura, aunque pueda ser insuficiente, para evitar lo peor. APEC ha dado muestras de sensatez ya en el pasado, como cuando frente a las pretensiones más ideológicas que científicas del Protocolo de Kioto apostaron por el avance tecnológico y la adaptación del hombre a los seculares cambios del clima a la paralización de la industrialización de los países en desarrollo, orquestada por la ONU, que pretendía Kioto. APEC hace una apuesta estratégica por el comercio, la ciencia y la tecnología, por los acuerdos y la cooperación, que es un ejemplo para el resto del mundo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios