www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Intolerable acoso sindicalista a la juez Alaya

viernes 11 de octubre de 2013, 22:59h
Los sindicalistas de UGT, acompañados por miembros de CCOO, han protagonizado un intolerable acoso a la juez Mercedes Alaya, que instruye la causa del escándalo de los ERE en Andalucía. El sindicato que lidera Cándido Méndez llevó a cabo un deleznable acto frente a los juzgados, en el que dirigentes de UGT Andalucía, junto a más de un centenar de militantes y liberados se lanzaron en una actitud manifiestamente agresiva a acosar, denigrar, abuchear e insultar a la magistrada, con el pretexto de que era una respuesta “espontánea” en apoyo a sus compañeros detenidos porque son “inocentes”. Entre otras lindezas, le espetaron a la juez que emplea “métodos franquistas” y la calificaron de “inquisidora”.

Con un comportamiento que emula a las peores señas de identidad del peronismo, con sus bochornosos escraches, los sindicalistas hicieron gala de un absoluto desprecio a la Justicia, que cuestiona su talante democrático y pone claramente de relieve que hoy las centrales sindicales tal y como actúan en España han echado por la borda su crédito como necesaria institución en defensa de los intereses de los trabajadores y se han convertido en un anquilosado organismo que solo quiere mantener a toda costa sus privilegios. Para ello no dudan, como han puesto de relieve en este inadmisible ataque a la juez Alaya, en emplear procedimientos que no tienen cabida en un Estado de Derecho.

Pero por mucho que pataleen y vociferen, en vez de facilitar la tarea de la juez como sería su obligación, no conseguirán desviar de su camino a la magistrada, que está desarrollando una instrucción impecable y cuenta con el respaldo de la inmensa mayoría de los ciudadanos que desea que se investigue hasta el final, y caiga todo el peso de la ley sobre todos sus responsables, en el caso de los ERE andaluces, uno de los mayores y más despreciables escándalos de corrupción, en el que se llegó a desviar irregular y torticeramente fondos destinados a los parados.

Ya el PSOE ha venido ejecutando una vergonzosa campaña en contra de la juez Alaya, a la que intentan descalificar. Pero los sindicalistas han dado un paso más allá que no puede quedar impune por el bien de la propia democracia. Ante escraches de este cariz las fuerzas del orden y la Justicia deben actuar y tienen que ser condenados sin paliativos por todas las formaciones políticas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios