www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EEUU: Apocalypse now

lunes 14 de octubre de 2013, 21:23h
"Si yo te debo 1.000 euros, tengo un problema pero si te debo 100.000 millones de euros, el problema lo tienes tú". Esta reflexión hacia un compañero a primera hora de este lunes mientras tratábamos de averiguar qué pasará en EEUU y, por extensión, en el mundo. Y como una cosa lleva a la otra, ha salido a relucir China, uno de los grandes acreedores de EEUU y, según mi compañero, el del problema junto con Japón y otros, en este caso. Pero hemos ido más allá fruto de ese desperezamiento mental típico de los lunes a primera hora y nos hemos preguntado, ya en plan debate colectivo, cuántos países se encuentran tan endeudados como EEUU. Lo cierto es que son pocos pero nos ha sorprendido constatar que casi todos los países de América Latina, África y Europa del Este no sufren este problema. Y de China ni hablamos, claro.

Esto no quiere decir que nuestro modelo tenga que ser el de un país africano porque cada uno pecamos de una cosa y, sin ir más lejos, este mismo lunes se ha sabido que el Premio Mo Ibrahim ha quedado desierto por cuarta vez en cinco años. Este galardón, el más lucrativo del mundo y que otorga cinco millones de dólares en 10 años más otros 200.000 anuales de por vida, premia al jefe de Estado africano que mejor haya desarrollado la sanidad, la educación, la seguridad y la economía de su país y que, además, haya transferido el poder de forma democrática. Pues eso, 54 países y este suculento premio desierto... otra vez. En este contexto, como ciudadano es preferible tener una gran deuda, creo yo.

Pero volviendo a EEUU, nos enfrentamos a una situación sin precedentes precisamente por la dichosa deuda. El jueves se acaba el plazo para que esta potencia amplíe su techo de endeudamiento y si demócratas y republicanos no consiguen llegar a un acuerdo y EEUU suspende pagos, la economía mundial sufrirá una "interrupción masiva", en palabras de Lagarde, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional. Y mientras se acerca el temido jueves y muchos servicios ya sufren recortes por falta de fondos, el planeta empieza a contener la respiración y a mirar de forma descarada y elocuente a esta potencia que pese a serlo parece carecer de recursos suficientes para desatascar una negociación en la que ya no sabemos cuánto hay de empecinamiento y cuánto de sentido común.

Lo que es seguro es que estos días de incertidumbre y de tensión se estudiarán el día de mañana en las Facultades de todo el mundo pase lo que pase. Y ya que nuestros hijos y nietos van a examinarse sobre nuestros errores, podríamos evitar que fueran dramáticos. Quiero pensar que así va a ser y que el jueves no asistiremos al Apocalipsis. Por si acaso, démonos un homenaje antes de que no haya nada que celebrar o de que ya ni siquiera podamos hacerlo.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.