www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crítica de arte

[i]España contemporánea. Fotografía, pintura y moda[/i]

jueves 07 de noviembre de 2013, 17:10h
La Fundación Mapfre expone hasta el 5 de enero una selección de fotografías del siglo XIX y XX a través de las que plantea un recorrido por dos siglos de historia española, en los que no faltan referencias al ambiente cortesano, a la industrialización, a intelectuales o a hechos históricos como la República, la Guerra Civil y la Transición. El blanco y negro predominante de las instantáneas comparte protagonismo con el colorido y variedad de texturas de los trajes de mujer, también reunidos en la exposición, que manifiestan la evolución de la vestimenta femenina en el mismo periodo.
La exposición España contemporánea. Fotografía, pintura y moda organizada por la Fundación Mapfre permite recorrer instantánea a instantánea algunos de los episodios de mayor trascendencia de la Historia de España, así como poner cara a las gentes que habitaron las ciudades españoles en el siglo XIX y principios del siglo XX y el proceso de industrialización al que se vio sometido el país por la misma época.

Además de fotografías, la exposición incluye pinturas, con lo que plantea un diálogo entre ambas disciplinas artísticas, y trajes de época, con los que evidencia la evolución de la vestimenta femenina en un periodo de liberalización para la mujer.



Ejemplos de las primeras cámaras fotográficas comparten el espacio introductorio de la exposición, en el que también se pueden contemplar daguerrotipos de principios del siglo XIX que muestran a familias o retratados con un aspecto casi fantasmal, así como vestidos entre los que figura un traje confeccionado para la infanta Isabel de Borbón de falda de estilo encorsetado y señorial.

Isabel II, por su parte, es la protagonista de una albumina de Charles Clifford ataviada con un vestido de características similares a los expuestos. El propio Clifford es autor también de una panorámica de la Puerta del Sol en 1857.



Asimismo, otros escenarios como la Gran Vía de Madrid o la Plaza de Cataluña en Barcelona también fueron captados por fotógrafos del siglo XIX dejando para la posteridad un documento fundamental para conocer el plan urbanístico de la época y las formas de transporte.

De la misma forma que la pintura asiste al tránsito del Romanticismo al Realismo y, por tanto, al deseo por captar lo verosímil y la realidad social más allá de todo sentimentalismo, la fotografía del siglo XIX asume los mismos principios estéticos al preocuparse por captar los avances en ingeniería civil –ferrocarril, barcos, puentes- fruto de la industrialización y por los obreros.

Esas mismas referencias a la pintura es posible encontrarlas en detalles como el que alberga la fotografía de Cantó Francesc Savalls, comandante general carlista de la provincia de Gerona, en la que el perro en primer plano recuerda inevitablemente a Velázquez.

Una boda sefardí, una pareja de montañeses, una humilde familia en su casa o un retrato de pescador son algunos de los retratados por la fotografía del siglo XIX, así como las expediciones a Cuba o Puerto Rico igualmente propias de la época. Unas y otras sirven de espejo de la memoria y de testimonio de una forma de vida y costumbres.

Entre las instantáneas dedicadas a hechos de la historia política de España figuran la del atentado anarquista contra los reyes de España de Fernández y González, fechada en 1906; el retrato de Pardinas, asesino de Canalejas, en el depósito, de Marín; la que muestra a Franco y Millán Astray entonando cánticos legionarios en Marruecos, de Bartolomé Ros, de 1926; o la celebración de la República en la calles de Madrid, de Marín.



Intelectuales como Lorca, Dalí y Pepín Bello también forman parte de la exposición, al igual que Ramón María del Valle-Inclán en una instantánea de Alfonso tomada en su casa de General Oráa, en Madrid, en 1930; y Miguel de Unamuno en otra en la que el pensador aparece junto al obispo de la diócesis Enrique Pía y Deniel a la salida de un acto en la Universidad de Salamanca, en 1936.

Fotoperiodistas destacados del siglo XX como Robert Capa y su famoso miliciano, y Centelles son algunas de las figuras más fácilmente reconocibles por el visitante, al igual que la instantánea del Che Guevara en Ciudad Universitaria de Madrid, de César Lucas.

Hasta alcanzar el espacio dedicado a la Transición, el blanco y negro es omnipresente. Sólo a partir de las fotografías fechadas a partir de la década de los 70 el color hace acto de presencia, revelador si se atiende a los acontecimientos a los que asistió España en esta etapa y que tan bien refleja Alberto Schommer en Documentos. El pasado. Desmontaje-montaje-consolidación, una serie de seis fotografías sobre el tránsito de la dictadura a la monarquía.

Información sobre la exposición:

Lugar: Fundación Mapfre. Sala Recoletos.

Fechas: del 3 de octubre hasta el 5 de enero.

Horario: lunes de 14:00 a 20:00 horas / martes a sábado de 10:00 a 20:00 horas / domingos y festivos de 11:00 a 19:00 horas.

Entrada: gratuita.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.