www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Polvo de estrellas

sábado 23 de noviembre de 2013, 17:57h
Polvo de estrellas es aquello que parece salpicarnos cuando estamos al lado de algún famoso, sea este artista, político, millonario o mujer muy hermosa.

En el cuento Peter Pan y más aún en el filme, Campanilla va derramando polvo de estrellas dorado que cae sobre aquello que sobrevuela.

He tenido la fortuna de estar algunas veces con esos famosos llámense Julio Iglesias, Enrique Barón, Cristina Narbona, Paquito Fernández Ochoa, César Pérez de Tudela, Ramón Mendoza e incluso Alfredo Di Stéfano.

Ahora ha estado Richard Ellis el hombre qué más sabe sobre las galaxias más lejanas de nuestro mundo. Dice que esas primeras galaxias se formaron cuando el Universo tenía apenas cientos de millones de años, “es como entrar en el túnel del tiempo”, explicaba recientemente en Madrid. Richard Ellis es astrónomo de profesión y catedrático del Instituto de Tecnología en California, trabaja en Pasadena.

Las primeras galaxias - explica – eran muy pequeñas y numerosas, creaban muchas estrellas (de ahí quizá su relación con el “polvo de estrellas” al que me refería, una cosa es ser artista y otra muy diferente ser una estrella en la breve constelación de su especie, sean cantantes, compositores, filósofos, Papas o financieros).

Nuestro astrónomo yanqui habla de la “época oscura”, cuando el Universo era muy joven y estaba envuelto en las tinieblas (vemos aquí que la Biblia tenía razón y he de referirme al maravilloso libro titulado con el mismo nombre y del que es autor Werner Keller).

Hace entre 200 y 800 millones de años se “hizo la luz” y de una de forma gradual fue el alba cósmica, el amanecer del Universo. Aquí decir Universo es como decir la obra de Dios.

En la tertulia alguien comenta lo extraño que es que la gente sepa más del “Big Bang” que de lo que pasó después. El sonriente “famoso” de pelo cano comenta bebiendo un refresco que quizá sea porque produjo un resplandor de calor que se puede ver en todo el cielo y es fácil analizarlo. “Sin embargo – añade – observar las galaxias muy distantes es más complicado, porque tienen muy poca luminosidad”. De pronto tose el sabio y un poco atragantado exclama; “ ¿Si hay dinero para pagar a Gareth Bale, ¿ cómo no hay para la ciencia?”.

Todos nos miramos y Richard Ellis sonríe sarcástico, una vez más, y dice: “Porque la carrera deportiva de Gareth Bale durará no más de cuatro años y el telescopio de treinta metros cuesta solo ocho veces lo que el Real Madrid ha pagado por él y sin embargo durará 50 años y será fantástico para la ciencia, alcanzará a divisar otros cien millones de años más atrás de lo que hemos visto”.

Podemos ver el pasado, pero ¿cómo será el futuro?.

El famoso cosmólogo responde: ”La expansión de las galaxias del Universo se está acelerando, el problema es si continuará por siempre. Si lo hace, el futuro es muy sombrío… No obstante parece que esa aceleración comienza a detenerse. Ahora intento, intentamos, confirmar y verificar esta hipótesis”.

Más allá de la sala donde nos encontramos, más allá de la enorme cristalera, los sauces y los álamos tienen las hojas doradas del otoño y los primeros fríos, los contertulios cruzamos las miradas pero no nos atrevemos a decir lo que pensamos.




¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios