www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

alertan de las posibles consecuencias en la seguridad de los pacientes

España necesita 108.000 enfermeros para igualar la ratio europea

lunes 25 de noviembre de 2013, 17:18h
La presidenta del Consejo Internacional de Enfermeras, Judith Shamian, ha advertido del grave problema que puede sufrir la sanidad española con la fuga de profesionales. España tiene una media de 528 enfermeros por cada 100.000 habitantes, mientras que la media europea es de 759.
Este lunes se ha celebrado en Madrid una rueda de prensa en la que han intervenido la presidenta del Consejo Internacional de Enfermeras, Judith Shamian, y el presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado. En su comparecencia han alertado del grave déficit de estos profesionales que existe en nuestro país. En Europa la media de enfermeros por cada 100.000 habitantes es de 759 profesionales, mientras que España tiene un total de 528, con lo que necesitaría más de 108.000 profesionales más, simplemente para alcanzar la ratio europea.

Finlandia es el que mayor número de enfermeros dispone por cada 100.000 habitantes, con un total de 2.356 profesionales. A este país le sigue Luxemburgo con 1.709, Dinamarca (1.585), Bélgica (1.540), Irlanda (1.513) y Alemania (1.145). España, sin embargo, ocupa el lugar número 20 en la lista de países europeos, con sus 528 enfermeros por cada 100.000 habitantes. Una media que es superada por casi todos los países más industrializados de la Unión Europea.

Como destacaba el presidente de los enfermeros españoles, por debajo de España se sitúan países como Letonia, Eslovaquia, Bulgaria, Grecia, o Chipre, “que no son, precisamente, países comparables a una economía como la nuestra que, se supone, corresponde a la octava potencia del mundo y el séptimo mejor sistema sanitario, según la clasificación de la OMS por su eficiencia”.

Para la presidenta del Consejo Internacional de Enfermeras, este déficit de profesionales, si no se le pone freno, no hará sino aumentar en los próximos. Tal y como explicaba Jutidh Shamian, “según las proyecciones de la región Europa de la OMS, el déficit de enfermeras llegará a las 600.000 para el año 2020”. Para Shamian, “en España no sólo no hay suficiente número de profesionales, sino que, además, existen problemas respecto a los entornos donde trabajaban. Y es que no se trata sólo de contratar más enfermeras, sino de contratar por perfiles adecuados, de cara a que cada servicio asistencial tenga una enfermera con la experiencia y la formación necesarias para dar la respuesta más óptima a los problemas y patologías de los pacientes.

Importantes diferencias entre las CCAA
Si los datos no son buenos cuando nos referimos a todo el territorio nacional, cuando analizamos este mismo ratio en cada una de las comunidades autónomas, los datos son radicalmente diferentes en cada una de ellas. Navarra es la comunidad autónoma que mayor número de enfermeros tiene por cada 100.000 habitantes: 833,66 profesionales, siendo la única que supera la media europea. Mientras que Andalucía es, por escasa diferencia, la comunidad autónoma con peor ratio de enfermeros (375,78).

Para el presidente de los enfermeros españoles, “nadie pude discutir que se está rompiendo el principio de equidad del Sistema Nacional de Salud, puesto que resulta absolutamente imposible que la calidad asistencial sea la misma con casi tres veces menos enfermeras por cada cien mil habitantes o, lo que es los mismo, cuando cada profesional tiene que prestar asistencia al triple de pacientes que sus compañeros en otras autonomías”.

A Navarra le siguen, con mucha diferencia, País Vasco (704,49 enfermeros por cada 100.000 habitantes), Castilla y León (645,01), la ciudad autónoma de Melilla (633,94), La Rioja (617,54), Aragón (614,87), Madrid (602,84), Cantabria (590,01) y Cataluña (574,97). Por debajo de la media nacional se situarían Galicia (506,28), Baleares (481,99), la Comunidad Valenciana (481,21), Canarias (446,80), Murcia (378,78) y Andalucía (375,78), que, por escasa diferencia, se convierte en la comunidad autónoma con peor ratio de enfermeros.

A este respecto, el presidente de los enfermeros españoles ha explicado que “hay multitud de estudios que han demostrado científicamente que una enfermera menos en determinados servicios asistenciales equivale a un mayor número de complicaciones y muertes”. Entre dichas investigaciones González Jurado ha citado el estudio El papel de las enfermeras en la seguridad de los pacientes en los hospitales del Dr. Walter Sermeus, profesor de Gestión Sanitaria de la Universidad Católica de Lovaina. Este estudio internacional demuestra que un mayor número de enfermeras genera una menor mortalidad; un menor número de enfermeras genera un mayor número de complicaciones y muertes; y más horas de dedicación de enfermería supone menor número de complicaciones y muertes. “Hechos contrastados científicamente que chocan de lleno con la destrucción indiscriminada de plazas de enfermería en hospitales y centros sanitarios que están realizando las administraciones públicas”.

Un SNS excesivamente medicalizado
Asimismo, el Consejo General de Enfermería de España destaca que, en contraprestación a los datos correspondientes al número de enfermeros, los datos referentes a los médicos en España resultan radicalmente distintos. Así, mientras que estamos a la cola en el número de enfermeros, somos el tercer país de Europa en lo que respecta al de médicos. Asimismo, desde el Consejo General de Enfermería se señala que, en el caso de los galenos, tan solo Melilla se sitúa por debajo de la media europea. Madrid es la comunidad autónoma que mayor número de médicos tiene por cada 100.000 habitantes (569,16), con 231 médicos más que la media de la Europa de los 28, lo que supone una diferencia de más del 68%.

Aragón ocupa el segundo lugar en la ratio de médicos con 547,63. Si Navarra era la primera comunidad autónoma en la ratio de enfermería, en la de médicos ocupa el tercero, con 536,82. Por encima de la media nacional también se encuentran País Vasco (521,97), Castilla y León (486,98), Cantabria (486,73), Cataluña (465,55) y Asturias (462,78). Todas ellas con más de 120 médicos por cada 100.000 habitantes por encima de la media europea.

Además, cuando observamos los datos de una y otra profesión debemos tener en cuenta que debe haber enfermeros suficientes para cubrir tres turnos diarios, no olvidemos que trabajan las 24 horas, mientras que en el caso de los médicos, tan sólo tienen un turno al día. Por ello debería haber tres enfermeros por cada médico. Esta proporción, 70-30 es, precisamente, la imperante en la Unión Europea, donde un 30,78% son médicos y un 69,22% enfermeros, mientras que en España la grave escasez de enfermeros ha propiciado que el porcentual de ambas profesiones se aproximen, pues el 42,88% son médicos y el 57,12% corresponde a enfermeros.

Paro enfermero y fuga de profesionales
Pese a la grave escasez de profesionales que el Consejo General de Enfermería viene denunciado desde hace varios años, con la crisis económica, los datos oficiales señalan que el desempleo enfermero ha llegado a alcanzar, en verano de 2013, su máximo histórico, con cerca de 20.000 profesionales en las listas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Con lo que, desde principios de 2010, se ha incrementado en un 400%. Tal y como destacaba González Jurado, “la crisis en la sanidad la están pagando las enfermeras, con siete de ellas por cada médico en las listas del paro”.

Ante esta situación a los enfermeros españoles, especialmente a los recién graduados, sólo les queda una opción: marcharse a trabajar a otro país. A este respecto, el presidente del Consejo General de Enfermería ha alertado de que, “en muchas ocasiones, empresas de países como Alemania están contratando a profesionales españolas en condiciones lamentables, con sueldos muy por debajo de sus estándares, para realizar funciones propias de auxiliares de clínica y no de enfermeros, con la excusa de que desconocen el idioma”. Para González Jurado, “estamos subvencionando el sistema sociosanitario alemán a un coste bajo, donde aprovechan la crisis española para llevarse lo mejor que tenemos, a bajo coste. Así es fácil ser competitivo y ofrecer servicios de calidad”.

A este respecto, la presidenta mundial de las enfermeras, la canadiense Judith Shamian, ha alertado del grave riesgo que conlleva la fuga de profesionales. Así ha relatado su experiencia en Canadá en los años 90, cuando vivieron una grave crisis económica, que dio como resultado una gran emigración de profesionales hacia Estados Unidos. Cinco años después, una vez superado lo peor de la crisis, todos aquellos profesionales no volvieron y se encontraron con una gran carencia de personal altamente cualificado. Por ello, ha destacado que “deben hacer entender a sus políticos que, una vez que finalice la crisis, necesitarán a todas esas enfermeras”.

Para Shamian “el mensaje que debemos trasladar desde las autoridades sanitarias, a los Gobiernos nacionales, es que en tiempos económicos difíciles no es momento de reducir personal. Porque en tiempos de crisis económica aumentan considerablemente muchos problemas de salud entre los ciudadanos en aspectos como nutrición, salud mental, el acceso a fármacos… Y ante este tipo de problemas las enfermeras deben adoptar un papel fundamental en la gestión más adecuada de todos estos problemas”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios