www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Sueldos: Suiza NO da marcha atrás

lunes 25 de noviembre de 2013, 20:22h
En torno al 65,3% de los electores helvéticos han rechazado este domingo con un NO delante de las urnas la propuesta de aplicar la regla de proporcionalidad 1:12 para limitar el techo máximo de los salarios de los directivos. Ningún cantón, ni siquiera los situados más tradicionalmente a gauche, ha dado luz verde con sus votos a esta iniciativa. En algunos cantones en particular, como en los de Zug o Schweiz, que albergan importantes centros de negocio y sedes de multinacionales, el resultado negativo rondaba el 75%. La idea moralmente aceptable de delimitar la retribución de base de los altos directivos (equiparable a doce veces el salario de menor grado) consiguió en su día gran apoyo popular, hasta el punto de traducirse legítimamente en un referéndum. Pero el resultado mayoritariamente en contra obtenido ahora, da al traste con una de las aspiraciones clave de los jóvenes socialistas suizos. Con rotunda claridad el pueblo ha dicho NO a la intervención estatal en la gestión empresarial; NO a parar la máquina económica capitalista que aquí funciona con la precisión (y valga la comparación) de un reloj suizo. No sabemos si este resultado desmotivará a los socialistas españoles, quienes durante su última conferencia política concluyeron igualmente que pedirían ‘una modificación de las escalas salariales para que ningún directivo gane 12 veces más que un trabajador dentro de una empresa’. Según algunos analistas, como el profesor de historia económica Tobias Straumann, todavía es pronto para que la sociedad helvética adopte medidas socio-económicas en este sentido. La paz social es un hecho por ahora innegable; la tasa de desempleo se mantiene por debajo del 4%; y la economía no solo funciona bien, sino que es altamente competitiva e innovadora, por lo que no habría una razón de peso para cambiar de sistema. Sin embargo recientemente prosperó también aquí la idea, como en Alemania, de reglamentar la existencia de un salario mínimo de 4.000 francos mensuales (unos 3.200 euros). Esta cuestión será el objeto de otro referéndum seguramente a finales de 2014. Las voces en contra ya se están dejando oir. Antes de esta cita, y como viene siendo costumbre, los dignatarios del G-20 y otros líderes económicos, junto con los representantes de la banca y las finanzas, miembros de organismos internacionales y emprendedores de los cinco continentes se reunirán en las cumbres nevadas de Davos. A pie de pista, durante el Forum Económico Mundial (WEF) que se celebrará a finales de enero, debatirán en torno a los nuevos horizontes y retos económicos en un contexto de crisis generalizada y en una sociedad cada vez más globalizada e interdependiente. Y por cierto ellos, los de arriba, ¿alguien sabe en realidad cuánto ganan?

Pepa Echanove

Periodista

PEPA ECHANOVE es periodista y miembro de la Asociación-Red de Mujeres Españolas en Suiza.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios