www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Obama y el Papa Francisco

sábado 30 de noviembre de 2013, 15:46h
Muchos de los jubileos y jubilosos que acogieron al toffee o “café con leche” de Obama se sienten decepcionados por su gestión presidencial en EE. UU. Nobel de la Paz sin apenas poner las posaderas en la Casa Blanca, su trayectoria -que va tocando a su fin- está creando numerosas decepciones incluso entre sus adictos. Lo penúltimo, el espionaje industrial a los aliados de los Estados Unidos y, con anterioridad, el intento de intervención en Siria ante la dictadura del miserable Hafez al-Assad, país que sí tenía y tiene armas de destrucción masiva ante el silencio farisaico de la izquierda mundial. Pero la progresía es así, guarda silencio no sea que se vaya a derretir el bombón americano. Sin olvidar el episodio de la bancarrota norteamericana en pugilato con el Tea Party. Los funcionarios sin trabajar y sin cobrar. Cándido Méndez y Toxo -la vagancia horizontal- lo hubieran solucionado en un pispás. Es decir, cobrando sin dar golpe, hábito muy habitual.

Cuentan las crónicas allende los mares que el presidente está registrando los peores sondeos de popularidad desde que llegó a la presidencia prácticamente en andas o bajo palio. Servidor, sin jugar a augur, escribió que ni era Kennedy ni Abraham Lincoln. Por los hechos me conoceréis.

Y pese a ser la esperanza “blanca” de USA o el sueño americano con barras y estrellas no había que precipitarse y sí aguardar a los acontecimientos dejando a un lado el populismo por el que se pirran los partidos de izquierdas.

Analfabeto como soy en política internacional, y en lo religioso, ora pro nobis, lo justo, este Papa Francisco me resulta punto más que follonero. Una cosa es la prudencia y la templanza y otra meterse en demasiados charcos pese a tratar de conectar con la realidad de la vida: la familia, el mariconeo y los anticonceptivos. Hombre, para eso, Santidad, levante el sobre de Tele 5 y suprima el celibato y follemos todos a calzón quitado. ¿Sabrán los curas lo que vale una misa en familia, las desviaciones sexuales y la pildorita que se expende en farmacias y para farmacias, incluidas las clínicas abortivas como aquella diputada comunista que era favorable a la adopción de criaturitas y luego tenía un establecimiento para borrar del mapa a los nasciturus y si no que se lo digan a algunas enfermeras del Gregorio Marañón de Madrid?

El Papa Francisco, a mi juicio, y con todos mis respetos, se está metiendo en líos nada fáciles de deshacer. Creo que se está pasando de listo. De populista. Eso. De abrazar los falsos abrazos. Ya dijo Su Santidad que nunca fue de derechas. ¿Y a mí qué? Pero por serlo, ¿ha de ir uno a las calderas de Pedro botero? ¿Y por ser de izquierdas, la gloria eterna? La demagogia no debe confundirse con la magnesia. Para eso están los mandamientos, las bienaventuranzas, los credos, las virtudes teologales, las letanías… La ley de Dios.

A ambos personajes se les supone la mejor voluntad como al soldado el valor y a la mujer del César la decencia y aún así ha de parecerlo. Tanto en el reinado de la Tierra como en el Vaticano Cielo.

PD.- Que el papa califique de “obsesión” de los cristianos la práctica del aborto es de una irresponsabilidad morrocotuda. El genocidio de los nasciturus, merece, cuanto menos, Santidad, la pena de prisión. En especial, el doctor Morin presunto autor de millares de criaturas.

Hay quien dice -corre por la Red- que Jorge Mario Bergoglio no está en sus cabales. Y lo afirman personas que estuvieron con él en Alcalá de Henares.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios