www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

División en Venezuela

lunes 09 de diciembre de 2013, 21:17h
Las elecciones municipales venezolanas han reflejado muy a las claras la división de un país polarizado entre el oficialismo chavista y una oposición que parece consolidarse. Pese a que porcentualmente Maduro ha salido vencedor -un 49 por ciento de los sufragios por un 42 de Capriles-, las alcaldías de las principales ciudades del país, como Maracaibo y Caracas, pasan a manos opositoras. Ello, claro está, teniendo en cuenta las leoninas condiciones en que los candidatos no oficialistas concurrían a estas elecciones: vetos en los medios de comunicación -frente a la saturación de Maduro-, amenazas de todo tipo e irregularidades electorales más que patentes.

Estos comicios, además, se producen justo después de que Nicolás Maduro haya llevado a cabo la cacicada de comenzar a gobernar por decreto -esto es, sin fiscalización alguna, al más puro estilo de un dictator romano-, y con las confiscaciones en cadenas de electrodomésticos para fijar los precios a su antojo. Maduro encarna lo peor del chavismo, aunque sin el carisma de su antecesor, y con menos ideas aún. El país va a la deriva, con una población cada vez más empobrecida -las carencias de bienes de primera necesidad y los cortes de energía son diarios-, una inseguridad galopante y unas instituciones sin credibilidad alguna, laminadas por Maduro. Así las cosas, el resultado electoral no parece que vaya a generar muchos cambios. Cambios, por otro lado, sumamente necesarios, y que pasarían por tener a alguien capaz al frente del país.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios