www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Firmeza ante la escalada del órdago soberanista

jueves 19 de diciembre de 2013, 01:14h
Ya no cabe ninguna duda de que la Generalitat no está jugando de farol, sino que ha tirado por la calle de en medio y no cejará en el absoluto dislate de que se celebre un referéndum ilegal, que atenta de forma clara y manifiesta contra la Carta Magna que todos los españoles, incluidos los catalanes, se otorgaron a sí mismos. Artur Mas da cada día un paso más, sin importarle lo más mínimo las consecuencias de una apuesta que no solo conduce al abismo, sino que ya está generando un indeseable clima de crispación con congresos supuestamente “académicos” que no son otra cosa que una incitación al odio a la patria común, en una actitud poco menos que autodestructiva, pues la propia Cataluña es España,

Mas se trasmuta en “mártir” y dice que está incluso dispuesto a ir a la cárcel para que se celebre la consulta, llevando hasta el extremo el victimismo, o hace el más espantoso de los ridículos con “argumentos” como el esgrimido ayer en el Parlamento catalán al comparar la situación de Cataluña y su empecinamiento secesionista con la abolición de la esclavitud o el derecho al voto de las mujeres. Una comparación errada, amén de desmesurada, porque nadie –o muy pocos- cuestionan el derecho a decidir, pero muchos, en Cataluña y en resto de España, cuestionan la decisión unilateral de romper el sujeto de soberanía, que el conjunto de los ciudadanos españoles, y no sólo de una parte, como pretenden los nacionalistas. Más le valdría al señor Mas no hacer gala de tanta autoinmolación y terminar de una vez por todas con la idea de lanzar a los catalanes a un escenario cargado de incertidumbres.

Ante esa continua escalada, Mariano Rajoy debe incrementar la postura de absoluta firmeza frente al órdago soberanista y emplear sin dilaciones todos los instrumentos y recursos en distintos ámbitos para hacer entrar en razón a la Generalitat y que no se llegue a una situación muy difícil de resolver. La decisión del PP catalán de recurrir los Presupuestos de la Generalitat del próximo año ante el Consejo de Garantías Estatutarias por incluir una partida destinada a una consulta ilegal es acertada, pero, en la práctica, solo conseguirá retrasar su entrada en vigor, pero no paralizarla. El gesto, no obstante, puede indicar uno de los caminos a seguir, el del terreno económico, pues el Ejecutivo central no debería proporcionar balones de oxígeno a la Generalitat con tratamientos especiales en relación con otras Comunidades Autónomas para que Artur Mas se gaste el dinero en sufragar su suicida aventura separatista. Hay que emplear sin descanso todas las vías, jurídica, económica y política para evitar que la escalada del desafío soberanista avance un paso más cada día. Estamos ante un problema de enorme y trascendental envergadura.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.