www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La propuesta de UPyD

jueves 26 de diciembre de 2013, 08:31h


La proposición no de ley auspiciada por UPyD en sede parlamentaria para suprimir el privilegio de no tener que testificar ante la Justicia del que gozan los Reyes y el Príncipe, así como el que permite declarar por escrito al resto de la Familia Real y a determinados cargos públicos no es una idea novedosa per se, aunque sí en su modo de plantearse. El hecho de que tenga que debatirse en el Parlamento -el lugar más adecuado por cuanto es donde reside la representación institucional de toda la ciudadanía- hace que los diversos grupos de la cámara se vean obligados a retratarse en una cuestión que afecta a casi todos. No así a UPyD por su juventud como partido, quizá por eso puede permitirse actual con la libertad de la que otros carecen, por mor de las servidumbre ocasionadas por diversos casos de corrupción.

Lo que propone UPyD no es la inviolabilidad ni la inimputabilidad de según qué cargos públicos, sino que éstos, al ser citados como testigos, queden “exentos de declarar o de hacerlo en las mismas condiciones que el resto de ciudadanos”, por cuanto dicho privilegio “es claramente contrario al principio de igualdad ante la ley contenido en el artículo 14 de la Constitución”. Cita igualmente UPyD el artículo 410 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, a tenor del cual “todos los residentes en territorio español que no estén impedidos, tienen la obligación de "concurrir al llamamiento judicial para testificar y de hacerlo para declarar cuanto supieren de lo que les fuere preguntado”.

La lista de altos cargos que se benefician de semejante privilegio es extensa. También lo es la de motivos por los que se creó dicho privilegio, algunos más justificables que otros. Sea como fuere, y siempre con arreglo a la equidad y al sentido común, parece de recibo que la justicia deba ser igual para todos, con independencia del cargo público que se tenga en un determinado momento. Diputados y senadores gozan de un necesario aforamiento. Otros, en cambio, deberían tener menos prebendas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.