www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL REY, RAJOY, RUBALCABA, LA REFORMA CONSTITUCIONAL

jueves 26 de diciembre de 2013, 12:12h
Con la prudencia y la delicadeza que para el ejercicio de las funciones de arbitraje y moderación exige la Constitución, el Rey ha señalado el camino que deben seguir el presidente del Gobierno y el jefe de la oposición. “Hay voces en nuestra sociedad que quieren una actualización de los acuerdos de convivencia. Estoy convencido de que todas estas cuestiones se podrán resolver con realismo, con esfuerzo, con un funcionamiento correcto del Estado de Derecho y con la generosidad de las fuerzas políticas y sociales representativas”.

Al señalar el camino de la reforma constitucional, Juan Carlos I subrayó “la necesidad de mejorar en muchos aspectos la calidad de nuestros democracia. Esa crucial tarea de modernización y regeneración no es competencia exclusiva de los responsables políticos. También lo es de los agentes económicos y sociales y de la sociedad en su conjunto a través de sus estructuras organizativas”.

Y, entre ellas, los medios de comunicación, algunos de los cuales llevan ya tiempo dilatado exigiendo que se aborde la reforma constitucional para que las nuevas generaciones puedan incorporarse a un sistema del que hoy se sienten divorciadas y al que contemplan con indiferencia, cuando no con indignación y asco.

Rajoy y Rubalcaba se reúnen de vez en cuando en secreto. Va siendo hora de que se hagan públicas sus conversaciones y el acuerdo entre los dos partidos para emprender una reforma constitucional que paralice el órdago catalán y modernice la democracia española.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.