www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crecida del militarismo en Venezuela

jueves 02 de enero de 2014, 21:49h
El militarismo es una degeneración hipertrófica de la profesión militar, que tiende a convertirse en una usurpación, por parte del estamento militar, del poder de autodeterminación del pueblo, al utilizar ilegítimamente la fuerza de las armas que el mismo pueblo le otorga en custodia. En las democracias avanzadas y “civilizadas”, en todos los sentidos de la palabra, las instituciones políticas son fuertes y las fuerzas armadas son profesionales, apolíticas, obedientes y no deliberantes. En cambio el militarismo es cada vez más una característica típica de sociedades atrasadas y semibárbaras, con graves
carencias de gobernabilidad.

La Constitución dice que: “La Fuerza Armada constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política…está al servicio de la nación y en ningún caso de persona o parcialidad política…”. Efectivamente , en democracia las Fuerzas Armadas no pueden ser otra cosa que institucionales, profesionales y sobretodo apolíticas, porque tienen en custodia las armas de la totalidad de la nación, constituyen el brazo armado del Estado, que tiene el monopolio de la violencia legítima. Por tanto, obviamente, no pueden intervenir en la lucha política, porque se convertirían en un partido armado.

La Fuerza Armada en Venezuela se está convirtiendo en una verdadera guardia pretoriana. La progresiva militarización de la sociedad y el Estado es uno de los objetivos fundamentales del gobierno de Maduro. La Fuerza Armada dejó de ser apolítica, obediente y no deliberante desde el gobierno del “Comandante Eterno” y padecen un constante adoctrinamiento ideológico-político. Recordemos el necrofílicosaludo militar obligatorio: “Patria , socialismo o muerte”, que después del fallecimiento del caudillo se transformó en el ridículo: "Chavez vive, la revolución sigue". La administración pública , las empresas del Estado, el Servicio Exterior, las Gobernaciones de Estados y las Alcaldías están siendo inundadas deprofesionales militares, en total se estiman aproximadamente 1.700 profesionales militares activos que se agregan a un número mucho mayor de retirados. La Fuerza Armada está ocupando funciones que en toda sociedad democrática son civiles. En las regiones hay una subordinación de las autoridades civiles a las autoridades militares de los Comandos de Guarnición, cuyas organizaciones generalmente manejan recursos superiores a la Autoridad Civil regional o local para atender los problemas de salud, programas de vivienda, sistema de suministros de alimentos y sistema electoral, con autoridad real sobre la actuación del ciudadano en el acto del sufragio. A las Fuerzas Armadas regulares hay que agregar los centenares de miles de civiles regimentados e indoctrinados en las “Milicias Populares”, verdadero brazo armado del partido de gobierno. Con el nombre de “unidad cívico-militar”, se quiere encuadrar militarmente a la mayor parte posible de la sociedad civil con el objetivo de facilitar su adoctrinamiento, movilización y control y lo más grave no viene a ser el encuadre militar, sino los vicios típicos del mundo castrense, como: el autoritarismo, el abuso del fuero militar, la arbitrariedad como método de imposición de la disciplina, los castigos o sanciones con base en la fuerza, la imposición de la obediencia debida, etc. Buena parte de la nueva burguesía corrupta parásita del Estado está formada por el sector militar.

Grupos violentos y armados, llamados Colectivos, que recuerdan a los “batallones de la dignidad” del dictador panameño Manuel Noriega, las “squadracce” del jerarca fascista Farinacci y las SA nazi de Ernst Röhm, han sido organizadas por el partido de gobierno para hostigar y romper las manifestaciones pacíficas de la oposición.

En Venezuela se está gestando y creciendo unnuevo militarismo que, bajo las formas de la legalidad democrática, implica entregar a una cúpula del estamento militar el ejercicio determinante del poder. La comunidad democrática internacional debe denunciarlo. “Vigilia pretiumlibertatis”
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.