www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

seminario en febrero

El amor y sus misterios invaden este jueves la Fundación Ortega-Marañón

miércoles 05 de febrero de 2014, 16:05h
No hay, probablemente, nada más inherente al ser humano que el amor, ese sentimiento universal que ha llevado a hombres y mujeres a perder la cabeza hasta cometer locuras a lo largo de miles de años. Pero, ¿qué es el amor? ¿Cómo y de qué manera nos condiciona? ¿Puede haber violencia en el amor? Éstas y otras cuestiones serán abordadas en el seminario que comienza este jueves en la Fundación Ortega-Marañón.
La Fundación Ortega-Marañón (calle Fortuny, 53 - Madrid) acoge todos los jueves de este mes de febrero el seminario 'El amor: mitos y realidades', organizado por Isabel Ferreiro, doctora en Derecho, profesora investigadora de la propia institución y autora del libro 'El idealismo del amor romántico'.

A lo largo de cuatro jornadas (6, 13, 20 y 27 de febrero), los ponentes, entre los que se encuentran catedráticos, académicos, médicos y psicólogos, intentarán desgranar qué hay detrás del sentimiento humano más universal que existe y cómo condiciona nuestra forma de vivir e interrelacionarnos con nuestros semejantes.

Cuestionada la organizadora sobre por qué escoger el amor como central del seminario, Ferreiro señala a este medio:
"Se nos ha ocurrido convocar este seminario por muchas razones: porque es tema bonito, inagotable, orteguiano (y lo celebramos en la casa de Ortega), que nos interesa a todos y que merece mucho ser atendido, pues pese a lo protagonista que es de nuestra vida, creemos que pesa mucha confusión. Por un lado, nuestra cultura no ayuda mucho, pues nos muestra el amor por lo general en sus comienzos y luego nos abandona a nuestra suerte, no nos da pautas que nos orienten a la hora de amar en el hogar día tras día. No sabemos que fue de Cenicienta y el príncipe, como tampoco de Elizabeth Bennet o Briget Jones con Mr. Darcy. Y por otro hay datos que hablan de divorcios por segundo, lo cual supone mucho dolor detrás que quizá se reduciría de comprender algo más por qué nos pasa lo que nos pasa.

Así es que este seminario tiene una vocación práctica porque amar es asunto práctico, y porque así hacemos caso a Ortega que insistía en que es la cultura para la vida y no la vida para la cultura. Por ello va a primar un enfoque psicológico que fortalezca a la hora de amar cotidianamente."


Por otro lado, en relación a los objetivos que busca este ciclo de conferencias, Ferreiro apunta:
"Las sesiones por un lado pretenden mostrar las creencias de fondo que influyen sobre nuestros amores. Por ejemplo, la que identifica amor y deseo, junto con otras muchas que fomentan la distancia, para tomar conciencia de que quizá por ellas el deseo queda para lo nuevo y desconocido y el aburrimiento para el amor ya cumplido, y así resulta poco atractivo amar en el hogar.

También se pretende lograr mayor comprensión acerca de por qué nos atraemos los unos a los otros, destacar la importancia que tiene la capacidad de cercanía o cupo de intimidad que tengamos; pues, dependiendo de ello, nos atraerán personas más o menos cercanas. Y que esta capacidad de cercanía depende mucho de la tranquilidad que tengamos respecto de nuestras limitaciones. Ser tolerantes con nosotros mismos, igual que al niño que empieza a andar no se le reprocha que se caiga mil veces, es la base para poder comprender, ayudar y amar al otro igualmente levantándose y cayéndose.

Por lo que el curso está dirigido a un amor de respeto y colaboración más fácil y sencillo que el romántico. Éste nos ha llevado a idealizar al otro, a creer que sólo podemos amar a la persona especial o perfecta, y claro llegados al hogar salen inconvenientes, aunque sean de la propia convivencia, que rápidamente nos desilusionan, nos rompen el hechizo. Por ello, como resulta más cierto comienzo para el amor la comunicación franca de la amistad, que la idealización y pasión, van a venir especialistas en comunicación asertiva, con la intención de afirmar el mostrarse como se es.

Comportarse con llaneza y claridad es ya amor, decía Scheller. Y esto, la sencillez, es cosa de uno. El amor es asunto de uno, no de la suerte, ni de cómo sea el otro; ni tampoco una emoción que nos embarga cuando alguien nos aparece caído del cielo y luego, por el mismo azar, se nos acaba.

Es un seminario, pues también, para uno. Pues luego cada uno por sí mismo verá cosas en las que quizá no se había fijado antes, y otras de distinto modo a como lo hacía."


El programa del seminario es el siguiente:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios