www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

según la esa

La actividad volcánica en Marte no cesó hace tanto como se creía

jueves 06 de marzo de 2014, 13:51h
La sonda Mars Express de la ESA ha captado imágenes de la región marciana de Daedalia Planum en las que se intuyen dos flujos de lava diferentes de hace decenas de millones de años.

Vista general de los flujos de lava en Daedalia Planum


Dos erupciones volcánicas diferentes llenaron de lava la región marciana de Daedalia Planum, fluyendo alrededor de un antiguo promontorio. Así lo indican las imágenes tomadas por la sonda Mars Express de la ESA el pasado día 28 de noviembre de 2013, cerca del límite oriental de la región volcánica de Tharsis Montes, donde se encuentran los volcanes más grandes de Marte.

Los flujos de lava que se pueden distinguir en las imágenes proceden de Arsia Mons, el volcán más septentrional del conjunto de Tharsis, que se encuentra a unos 1.000 kilómetros al noroeste de la zona fotografiada. Se piensa que la actividad volcánica de esta región se detuvo hace unas pocas decenas de millones de años, algo relativamente reciente en la escala de tiempo geológico del planeta, que abarca más de 4.600 millones de años.

Sobre la superficie irregular del promontorio en la parte inferior de la imagen se pueden distinguir tres cráteres de impacto bastante erosionados; el mayor de ellos se conoce como Mistretta y tiene unos 16,5 kilómetros de diámetro. Esta pequeña elevación perteneció en un pasado a las extensas tierras altas del sur de Marte, antes de quedar completamente rodeada por un mar de lava, al igual que los otros islotes que se pueden distinguir en la imagen panorámica de la región.


Primer plano de los flujos de lava


La ladera de esta peculiar formación fue alcanzada por los flujos de lava procedentes de dos erupciones volcánicas diferentes. La primera erupción generó el flujo de lava que se encuentra al sur del islote (a la izquierda en la imagen principal, y a la derecha en el primer plano en perspectiva). Esta capa de lava estuvo sometida a intensas fuerzas tectónicas que provocaron las grandes fracturas que se pueden ver en la imagen.

El segundo flujo de lava (a la derecha en la imagen principal, y a la izquierda en el primer plano) es más reciente, ya que se produjo después de la formación de las fosas tectónicas. En la imagen se puede apreciar cómo esta capa de lava cubrió a la primera y, en la cabecera del flujo, cómo fluyó principalmente por las grietas de la superficie.

Los cráteres de impacto también nos ayudan a estimar la edad relativa de los dos flujos de lava: la capa más fracturada presenta más cráteres, y de mayor tamaño, que la segunda, lo que nos indica que es la más antigua. La capa más reciente también presenta una textura mucho más rugosa, con pequeñas crestas en su superficie provocadas por los gradientes de velocidad en el flujo de lava debidos a la diferencia de temperatura entre el núcleo, más caliente y fluido, y la superficie en contacto con la atmósfera, más fría y lenta.

No obstante, los dos flujos se encontraron con un obstáculo en su camino. El ‘islote’ retratado en las imágenes los forzó a rodear sus flancos y a superar la base de su ladera, lo que resulta especialmente evidente al norte (a la derecha en las imágenes principal).

Las grandes llanuras de Daedalia Planum han sido testigo de numerosos flujos de lava como estos, cada uno cubriendo al anterior. Al estudiar cuidadosamente los límites de las distintas capas, los científicos planetarios pueden reconstruir la actividad de los grandes volcanes del Planeta Rojo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios