www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRIMEA COMO PARTE DE RUSIA

sábado 08 de marzo de 2014, 17:53h
Con el título “Rusia hace lo mismo que Estados Unidos”, Luis María Anson publicó en el diario El Mundo un artículo que ha tenido gran eco en las redes sociales y que reproducimos a continuación.

“Lo que distingue a una gran potencia es que impone su voluntad conforme a sus intereses. El veni, vidi, vici de Julio César tras derrotar a Fanaces, rey del Ponto, no es una frase sino un símbolo. Cuando Estados Unidos vio amenazados sus intereses petrolíferos en Kwait buscó un pretexto para liquidar a Sadam Hussein, al que, tras dos guerras, ahorcó urbi et orbi. Protegía además Bush I, y también Bush II, a Israel, amenazado por el dictador iraquí con teóricas armas de destrucción masiva. Sadam Hussein, como Naser, aspiraba a descuartizar a la nación israelí para convertirse en el caudillo del mundo árabe.

Rusia ya no es lo que era pero su imperio se extiende todavía desde el entorno polaco en Europa hasta el estadounidense en Alaska. Tiene intereses petrolíferos determinantes en Crimea y el Mar Negro. Ha reaccionado ante la situación como una gran potencia. Su abuso de poder ha sido flagrante pero ha actuado igual que Estados Unidos en Irak, imponiendo por la fuerza sus intereses energéticos. Mejor sería que no lo hubiera hecho, pero resulta hipócrita que el mundo occidental se rasgue las vestiduras cuando su nación adalid actuó de la misma forma y en defensa de intereses muy semejantes.

¿Qué pueden hacer las naciones ante el atropello? La verdad es que muy poco porque Crimea no vale una guerra y lo probable es que la respuesta a la invasión rusa no pase de la verborrea y la palabrería. Churchill decía que en política internacional hay razones que la razón no entiende. Estados Unidos, Inglaterra y Francia se han reservado en la ONU el derecho de veto en contra del principio democrático de cada nación un voto. La Unión Soviética y China hicieron lo mismo, pero no eran países democráticos. Su incongruencia parece menor.

El golpe de Estado en Ucrania contra un dictador maquillado por las urnas ha arañado, en fin, intereses vitales para Rusia. Putin ha reaccionado de la misma forma que Bush ante el desafío iraquí. La Roma de Augusto, la España de Felipe II, la Francia de Luis XIV, la Turquía de Solimán, la Inglaterra de la Reina Victoria, el Japón de Hiro Hito hicieron lo mismo. La vieja política del Imperio no se ha extinguido aunque ahora se disimule con los barnices de la democracia. Pero nada nuevo se mueve bajo las estrellas”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.