www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

la princesa acudió al domicilio familiar para dar el pésame tras la muerte de la condesa de ripalda

Doña Letizia consuela a Jaime de Marichalar

lunes 17 de marzo de 2014, 14:37h
La muerte de Concepción Sáenz de Tejada a consecuencia de un ictus ha reunido este fin de semana a amigos y familiares de la familia Marichalar, entre ellos la Reina, la Infanta Elena, y la Doña Letizia.
Familiares y amigos de la familia Marichalar acudieron al domicilio de la condesa viuda de Ripalda este fin de semana para darle el último adiós y apoyar a la familia en estos momentos tan difíciles.

De riguroso luto y con gafas de sol, Marichalar permaneció rodeado de familiares, entre ellos la Infanta Elena. La Infanta y su hijo Felipe Juan Froilán llegaron al domicilio familiar para dar el pésame y mostrar sus condolencias al resto de la familia.

Como era de esperar, un gran número de familiares y amigos fueron llegando hasta el domicilio familiar de la condesa viuda de Ripalda. Alicia Koplowitz, Nuria González, Naty Abascal, Marisa de Borbón y Lalo Azcona, entre los asistentes al velatorio. El padre Ángel, presidente y fundador de Mensajeros de la Paz, también quiso dar el último adiós a la condesa: "Era una mujer buena y santa, era la matrona de la familia". Así mismo el padre Ángel contó cómo fue la despedida: "se ha rezado un responso y una oración".

Amalio, Ana, Álvaro, Jaime, Luis e Ignacio, los seis hijos de la condesa, recibieron en casa de su madre a todos los familiares que quisieron ir a dar el pésame por el fallecimiento de su madre. La Princesa también mostró sus condolencias a Jaime de Marichalar. La Princesa, vestida toda de negro, se dirigió hasta el domicilio del exduque de Lugo para darle el pésame, nada más terminar la sesión de audiencias que tuvo en Zarzuela.

Doña Letizia llegó sola y entró en un vehículo a la urbanización de La Moraleja, donde se dirigió a la residencia de los Marichalar para dar el pésame a la familia. La visita duró casi una hora y, tras ella, la Princesa abandonó el lugar junto a Jaime de Marichalar, que quiso acompañar a su excuñada hasta la puerta.

Vestida toda de negro, con pantalón y chaqueta entallada, la Reina se dirigió en coche al domicilio de la familia Marichalar en Madrid para transmitir sus condolencias por el fallecimiento de la condesa. Doña Sofía llegó y entró en un vehículo a la urbanización de La Moraleja, donde se dirigió a la residencia de los Marichalar para dar el pésame. La visita duró media hora y, tras ella, abandonó el lugar acompañada por el propio exmarido de la Infanta que quiso acompañar a su exsuegra hasta la puerta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios