www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica política

Cañete vs Valenciano: que la abstención reparta suerte

lunes 05 de mayo de 2014, 13:36h
La abstención no ha sido gran quebradero de cabeza en tiempos de vacas gordas para el bipartidismo, pero las cosas han cambiado. Lejos de una de las tesis más generalizadas y a tenor de los sondeos, no es amenaza la multiplicación de pequeñas formaciones que aseguran comunión con las demandas de los descontentos ni tampoco sus líderes, pese a que habitúan el prime time y se desenvuelven con comodidad en redes sociales y aforos más populares que grandes palacios de congresos. Ninguna de las alternativas de reciente nacimiento tiene a día de hoy previsión clara de escaño.



Los resultados de los laboratorios de Génova y Ferraz concluyen que el problema está dentro, que caerán sus votos porque también lo hará la participación –y viceversa- y que habrá trasvase a terceros, algunos ya asentados, como Izquierda Unida o UPyD, pero no significativo o al menos dramático para sus intereses. Si bueno parece haber dado con el origen de los males, no lo es tanto el constatar que estos se encuentran grabados en la memoria del ciudadano y que figuras como Miguel Arias Cañete o Elena Valenciano, de 64 y 53 años y tras una extensa, casi íntegra vida en la política, no son continentes adecuados para dotar de contenido relativo a la regeneración y el futuro.

Además, los estrategas no están abusando de originalidad precisamente. ¿Cómo movilizar al que no piensa pisar un colegio electoral el 25 de mayo? Arias Cañete ha ido con comitiva y cámaras a una explotación ganadera o a la pesca de la anchoa y Elena Valenciano, al mercado o a barrios desfavorecidos. Han saludado a viandantes, sonreído a niños o se han fotografiado junto a minusválidos o mayores. Tan tradicional como caduco, así que también se han volcado en Twitter, fiebre que a los aspirantes suele durar lo mismo que las campañas, y atrevido con el 'selfie' -o autofoto de toda la vida- y generado en torno a sus personas una imagen de campechanía, normalidad y hasta de juventud.



Salvo sorpresa de última hora o error en los principales sondeos conocidos tanto de prensa como del propio Parlamento Europeo, tan importante como el 'cómo' es el 'por qué'. ¿Por qué movilizar al que no piensa pisar un colegio electoral el 25 de mayo? Tanto en España como en Bruselas, la abstención, como el voto en blanco, no se traducen en escaños vacíos. Así, vote un 100, un 60 o un 40 por ciento de los ciudadanos llamados a hacerlo, los asientos se repartirán en su totalidad. Comúnmente, quien ha de pelear por hacer crecer la participación es el que va rezagado. Por primera vez, PP y PSOE pierden terreno de la mano (hasta 17 puntos) respecto a los anteriores comicios comunitarios y, además, encaran la recta final empatados. Según el estudio al que acudamos, ligera ventaja de los primeros o de los segundos, nunca superior a 3 puntos en los dos casos.

Así, la pelea por la movilización y la insistencia en esta, en el calle a calle y en el puerta a puerta se debe a que, dando por bueno el tópico, cada apoyo será fundamental. Y así, los interventores de los partidos, los afiliados y los simpatizantes han sido instados a ser parte de la campaña, a convencer a los que tengan más cerca. La victoria puede estar en una explotación ganadera o en un mercado. O, llegando a todos estos lugares a la vez, a través de la televisión el 13 de mayo, fecha del debate, cuya audiencia será buen medidor del crédito de los candidatos y del ánimo de tenerlos en las calles repartiendo besos y abrazos. Si la cuota de pantalla no convence, tan sólo les quedará confiar en que la abstención, que va a caer repartida, lo haga al menos del lado del rival.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.