www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

En la frontera

El Sínodo de la Familia en marcha

domingo 18 de mayo de 2014, 11:12h
El Sínodo de la familia ya está en marcha. El Papa ha presidido esta semana el Consejo Ordinario del Sínodo de Obispos en el que se ha presentado la forma en que ha de llevarse los trabajos del Sínodo de la Familia, que se celebrará entre el 5 y el 19 de octubre próximos. El cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo, ha sido quien ha estado al frente de los trabajos que se han plasmado en un borrado del “ Instrumentum laboris”, en el que han incluido las sugerencias oportunas así como “la nueva metodología que se seguirá” durante la III Asamblea Extraordinaria de octubre.
PIE DE FOTOEl Sínodo de los Obispos se reúne en Asamblea General Extraordinaria si la materia a tratar, aun afectando al bien de la Iglesia, exige una rápida definición. En esta Asamblea participan los Patriarcas, los Presidentes de las Conferencias episcopales, tres religiosos en representación de los institutos religiosos clericales y los Presidentes de los Dicasterios de la curia romana. Serán en total, unas 150 personas.

En este Consejo ordinario, presidido por FRANCISCO, han participado, además de los miembros ordinarios, el relator general, el cardenal Péter Erdo, y el secretario especial, el padre Bruno Forte, así como el arzobispo de París, el cardenal André Vingt-Trois, el arzobispo de Aparecida y presidente de la Conferencia Episcopal de Brasil, Raymundo Damasceno Assis, y el arzobispo de Manila, cardenal Luis Antonio G. Tagle.

El Papa no quiere dejar escapar nada en la preparación de esta reunión de octubre en la que suponemos se van a tratar temas muy importantes para la familia y para su futuro. FRANCISCO ya nos habló el pasado día 29 de diciembre, con motivo del día de la Familia. El Papa en el Angelus de esa jornada nos recordó las tres palabras clave para vivir en paz y alegría en la familia: “permiso”, “gracias”, “perdón”. “Cuando en una familia- nos decía el Papa-no se es entrometido y se pide permiso, cuando en una familia no se es egoísta y se aprende a decir gracias y cuando en una familia uno se da cuenta de que ha hecho algo malo y sabe pedir perdón, ¡en esa familia hay paz y hay alegría!. Recordemos estas tres palabras: Permiso, gracias, perdón. Pero también quisiera animar a las familias a tomar conciencia de la importancia que tienen en la Iglesia y en la sociedad. En efecto, el anuncio del Evangelio pasa ante todo, a través de las familias, para alcanzar después los diversos ámbitos de la vida cotidiana”.

Y en ese ámbito y pensamiento el Papa nos anima a preparar a todos el Sínodo de la Familia. Una preparación en la que la oración será fundamental para ayudar a los padres sinodales a llevar a buen puerto sus trabajos.