www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL REY ANTE ARTURO MAS

jueves 22 de mayo de 2014, 13:35h
No era fácil el envite. El Rey se enfrentaba en el campo de Arturo Mas con el presidente de la Generalidad y debía pronunciar un discurso. Hubo consejos de altura para que soslayara el asunto vidrioso del desafío secesionista.

Juan Carlos I es, constitucionalmente, garantía de la unidad de España, además de estar al frente de los Ejércitos como capitán general. No quiso eludir el tema de la discordia y cogió el toro por los cuernos. Delante de un contrito Arturo Mas, instó al cumplimiento de la Constitución. Su mensaje a los jueces que tomaban posesión fue nítido y contundente. No podía ser de otra manera.

El Rey ha hecho lo que debía hacer. Con moderación, con prudencia, sin estridencias ni debilidades, respaldó la Constitución y exigió a todos que se acatara la Carta Magna. Arturo Mas calló después de la intervención real y decidió no replicar a ella en los medios de comunicación. Un buen síntoma. Al Monarca le corresponde constitucionalmente el arbitraje y la moderación entre instituciones. Consiguió en su día que no prendiera fuego el roce de pedernales entre el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional. Ahora ha sido especialmente explícito. Nada fuera de la Constitución. La Carta Magna es el terreno común de juego y debe ser respetada por todos. Cualquier operación secesionista debe acatar el procedimiento establecido en el texto constitucional conforme al artículo 168. Acertó, en fin, el Rey al hablar y acertó Arturo Mas, al callar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.