www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Rubalcaba, hundido; Rajoy, tocado

domingo 25 de mayo de 2014, 23:48h
Las elecciones europeas nunca han sido tan españolas como las de hoy. Rajoy se jugaba mucho y Rubalcaba, más. De ahí que la campaña se limitó a un descarnado pulso entre los dos grandes partidos, como si se tratara de unas generales. Craso error. El PP se centró en la nefasta herencia socialista, mientras el PSOE se enredaba en el machismo, el feminismo, el aborto y memeces típicas de la progresía.

Y pese a las emboscadas socialistas y al juego sucio desplegado por Elena Valenciano, al final, como en la épica Copa de Europa, ganó el mejor. No por 4-1, pero sí por dos escaños de diferencia, uno más que en las últimas europeas. Y el PP, como el Real Madrid, se llevó el trofeo, que es lo que importa.

La incógnita ahora ya solo radica en saber cuándo dimitirá Rubalcaba o cuándo le echarán sus compañeros, hartos de sufrir derrotas históricas por los enormes errores del pasado y del presente. El PSOE ha perdido nada menos que otros nueve escaños. Está en la UVI y ésa es una mala noticia, sobre todo, porque su derrota obedece a la sangría de votos por la izquierda ante el ímpetu de los extremistas, a los que el PSOE ha dado cancha y ha jaleado con tal de zaherir al PP y alterar el orden público con manifestaciones por doquier contra el Gobierno. Cría buitres.

Y en eso se equivocó Rubalcaba, al obsesionarse en atacar al PP en lugar de guardar el flanco izquierdo que, al final, ha resultado su talón de Aquiles. Pero, en cualquier caso, que el espacio electoral del PSOE sea ocupado por los anti-sistema, comunistas trasnochados y radicales de todos los pelajes augura un Parlamento español desquiciado e ingobernable.

El hundimiento del PSC, por ejemplo, ha dado alas a los secesionistas de ERC. Izquierda Unida ha multiplicado por tres sus votos, pero lo más sorprendente ha sido el éxito de los chiflados procastristas de “Podemos” que han logrado cinco escaños.

Y la culpa es de Rubalcaba y solo de Rubalcaba. Elena Valenciano se limitó a seguir las instrucciones que recibía de Ferraz, porque tampoco da para más. Y no es machismo. Es la verdad. Y por eso, el líder del PSOE se enfrenta ahora al dilema. No quiere dimitir, pero se sabe liquidado. Ha hundido a su partido y ha cosechado las mayores derrotas socialistas de su Historia. Está atrapado y sin salida. Bueno, solo tiene una: coger la puerta e irse a su casa. Porque Chacón y una larga lista de aspirantes a la poltrona ya afilan las guadañas.

Rajoy también ha recibido un buen varapalo en las costillas. Ha sufrido un notable retroceso electoral, entre otras cosas, por la desastrosa campaña del PP que le ha supuesto perder nada menos que ocho escaños. Pero ha ganado, que, al final, es lo que importa. Arias Cañete, incluso con el “machismo” en la chepa, era el mejor cabeza de lista.

Es posible que muchos votantes del PP hayan depositado la papeleta tapándose la nariz. Pero se ha colado en la urna. Quizás por el tópico del voto útil, pues la alternativa de los partidos de nuevo cuño que han surgido por la derecha, al final, han resultado un fracaso. Sólo Ciudadanos ha logrado un par de escaños. A fin de cuentas, las elecciones son como el fútbol o la hípica. Y la mayoría suele apostar por el caballo ganador: El PP o el Real Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.