www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Cumbre EU-América Latina: un continente dividido

sábado 17 de mayo de 2008, 22:01h
La V Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de Latinoamérica, Caribe y la Unión Europea se clausuró ayer dejando dos resultados tan claros como contradictorios. Oficialmente, se presentó una declaración en la que, bajo el título “Respondiendo juntos a las necesidades de nuestros pueblos”, los países participantes en la Cumbre se comprometen a luchar contra el cambio climático -se ha acordado la creación del programa Euroclima- y la crisis alimentaria. Extraoficialmente, el encuentro ha sido una clara constatación de la enorme división existente en el seno de Latinoamérica, agravada por la crisis entre Venezuela, Ecuador y Colombia. El objetivo del encuentro, que viene celebrándose cada dos años desde 1991, en el que participaron 45 mandatarios de 60 países, entre ellos Zapatero -que se reunió con Chávez por primera vez después del “¿por qué no te callas?”- es estrechar lazos entre Europa y América Latina.

Sin embargo, cada país acudió a la cita con su propia lista de agravios y peticiones, sin pensar en proyectos comunes y, en muchos casos, para denunciar a sus vecinos ante el ‘tribunal’ europeo. Nunca antes ha estado Latinoamérica tan dividida como ahora. Los conflictos bilaterales y el enfrentamiento entre los países partidarios del modelo bolivariano y del pro occidental están a la orden del día. Hasta tal punto ha llegado la división, que los países europeos, a pesar de que en la declaración final de la Cumbre insisten en que la prioridad es establecer acuerdos por bloques, como, por ejemplo, el MERCOSUR, están optando por seguir el modelo de Ángela Merkel, negociando por separado tratados de libre comercio con cada país.

La otra gran cuestión que ha marcado la agenda del encuentro ha sido la grave crisis entre Venezuela, Ecuador y Colombia, que se complica más cada día y que no tiene visos de solucionarse. Con las revelaciones de la Interpol sobre los ordenadores de ‘Raúl Reyes’ planeando sobre la Cumbre, Chávez se negó a entrevistarse con Álvaro Uribe, alegando -con su estilo característico- que para ello debería “bajar al pantano”. Además, el presidente venezolano acusó a su homólogo colombiano de prolongar el secuestro de Ingrid Betancourt con su actitud. “Ojalá aguante, pero mientras Uribe está ahí va a ser muy difícil”, declaró. Parece, sin embargo, que el discurso tradicional de cara al problema de las FARC ha variado sustancialmente. Aunque se sigue reconociendo a la guerrilla como un grupo terrorista, los argumentos de Chávez han calado en la opinión internacional respecto al tema y países contrarios a Venezuela, reconocen que el Gobierno Colombiano tiene parte de responsabilidad en el conflicto -como si éste hubiera comenzado con su mandato o como si la política de apaciguamiento, concesiones y negociaciones, varias veces ensayada, consiguiera otra cosa que perpetuar el conflicto y prolongar el padecimiento de la inmensa mayoría de los colombianos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios