www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MONTORO CONTRA PUJOL, EL 9-N AL FONDO

martes 02 de septiembre de 2014, 12:57h
Montoro ha sido implacable. Ha desbaratado los propósitos de Jordi Pujol y ha anunciado...

Montoro ha sido implacable. Ha desbaratado los propósitos de Jordi Pujol y ha anunciado a bombo y platillo que no habrá “borrón y cuenta nueva”. El Gobierno del PP ha metido en el cuerpo de Convergencia una cuña de su propia madera. El escándalo Pujol esta fragilizando al nacionalismo catalán. Rajoy quiere ganar el órdago del 9-N y humillar a Mas.

Los servicios de inteligencia españoles, siempre tan eficaces, acorralaron a Pujol hasta conducirle a la autoconfesión. Disponen de un dossier sobre Arturo Mas que Mariano Rajoy podrá utilizar cuando le convenga. El Gobierno ha reaccionado tarde, pero gracias al CNI ha puesto en marcha ya una operación que pueda amedrentar a Arturo Mas. El presidente de la Generalidad está replegando velas. No quiere un escándalo como el de Pujol. Rajoy tiene todos los datos de los 2.200 millones de euros en contratos públicos que Mas firmó entre 1995 y 1997 cuando colaboraba estrechamente con Pujol. Se sabe que la mordida sobre esos contratos fue entre el 3% y el 20%. A Arturo Mas no le llega la camisa estelada al cuerpo. O se repliega a los dictados de Rajoy o, muy probablemente, estallará el escándalo.

Cristóbal Montoro ha atacado a Pujol. Pero no solo a Pujol. Ha demostrado la firmeza que la situación exige para desmontar el tinglado secesionista levantado por Oriol Junqueras y su escudero Arturo Mas. Conviene por eso no quedarse en la anécdota de los ataques a Pujol para entrar en el fondo de la cuestión: el Gobierno de Mariano Rajoy está dispuesto a todo lo que sea necesario para desde la ley, y dentro de la ley, obligar a Arturo Mas a que se envaine su proyecto y cancele su sonrisa desdeñosa y sus aires de suficiencia.