www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Las claves del gran banquero español

miércoles 10 de septiembre de 2014, 17:15h
Las claves del gran banquero español
Ampliar
La muerte de Botín es una ocasión para volver sobre la reciente historia de la banca española.
El Banco Santander ha emitido una nota en la CNMV informando de la muerte de Emilio Botín. El corazón le ha fallado a los 79 años, la mayor parte de los cuales los ha destinado a su banco. Botín y Santander, la familia y la ciudad, la ciudad y el banco, el banco y la familia, están inextricablemente unidos desde hace un siglo.

Emilio Botín III nació el primer día de octubre de 1934, en plena guerra civil. Despertó para el conocimiento del mundo que iba a vivir cuando el primer franquismo agotaba su primer modelo económico, la autarquía, se agotaba. Estudió Economía y Derecho. La primera empezó a estudiarse en las universidades de la mano de la segunda, y luego se ha desgajado del derecho, lo que es seguramente un error. Ahora muchas facultades lo subsanan con una doble licenciatura que, en su momento, consiguió Botín.

En 1958, a los 24 años, entró en el banco. Y en 1960, cuando el Plan de Estabilización Económica zarandeaba el modelo económico franquista, entró en su consejo, con su padre como presidente de la entidad. En 1964 se convirtió en director general, en 1971 pasó a ser vicepresidente segundo y en 1986, tras la muerte de Emilio Botín II, alcanzó la presidencia. Para entonces llevaba 28 años trabajando en ella. Los estatutos del banco le habrían retirado en 2006, cuando cumplió 72 años, pero finalmente ha sido la muerte quien le ha apartado.

Emilio Botín-Sanz de Sautuola y García de los Ríos, Emilio Botín Ríos para abreviar, era una figura de otro tiempo; un hombre que aunaba ser el presidente del banco con ser también el máximo ejecutivo y con la máxima participación en el accionariado. Una rara avis en un mundo cada vez más especializado, pero que tiene sentido dentro de una empresa familiar, aunque sea tan grande como esta entidad financiera.

El Banco de Santantander se creó sobre el comercio del puerto de la ciudad, con un ojo puesto en los cereales de Castilla y el otro en las importaciones de América. En los orígenes no encontraremos ningún apellido de los que lleva Emilio III. Botín López llegó a la presidencia del Santander en 1909. Le sucedió su hijo y a éste Botín Ríos. Cuando se produjo este último relevo, Santander era el más pequeño de los “siete grandes”.

Lo primero que hizo Emilio Botín Ríos al llegar a la presidencia (recordemos: 1986), fue modernizar el banco, y sustituir mano de obra por tecnología de gestión. Con una estructura más ligera y efectiva que el resto, rompió el mercado en 1989 con la “supercuenta Santander”, que ofrecía mucha más remuneración que el resto. Los otros bancos no podían hacer lo mismo, porque sus costes eran mayores. Botín rompió el statu quo, que de todos modos no le favorecía si, como él se propuso, quería convertir Banco Santander en una de las entidades grandes, si no la mayor. La primera clave: la apuesta por la modernización y la eficacia. La segunda: tener un comportamiento agresivo. Y aún una tercera, que se vio aquí y se ha visto en otros momentos importantes de la historia de Banco Santander con Botín III al frente: No se da un golpe sin grandes probabilidades de éxito.

El sistema financiero con banco central y reserva fraccionaria favorece a las entidades grandes, por lo que fomenta las fusiones y adquisiciones. Algunas entidades empezaron a flojear con la agresiva política de Botín, y encontraron en el tamaño el modo de salvarse, como el Bilbao y el Vizcaya. Mario Conde condujo un asalto al Banco Central, pero Escámez se defendió como pudo, y salió de la situación disolviendo la participación de Cartera Central (Conde) fusionándose con el Banco Hispanoamericano. Luego, cuando el Gobierno se harta de Conde, deja caer Banesto. Todos los bancos funcionan quebrados, pues se financian a corto y prestan a largo. El Gobierno puede decidir acabar con una u otra entidad financiera cuando quiera. Y eso hizo con Conde que, además, había conducido a Banesto a una situación aún peor. Quien se quedó con el regalito fue Emilio Botín. Luego se fusionó con el Central-Hispano, y creó BSCH, luego SCH, y luego Santander, que recuperó su marca en 2007. Cuarta clave: las fusiones.

La quinta es la internacionalización. No es que empezase con Emilio Botín Ríos. En 1976 Santander adquirió el First National Bank de Puerto Rico, y en 1982 el Banco Español-Chile. A finales de los años 80' compra CC-Bank (alemán), y el Banco de Comercio e Industria (Portugal), así como inicia la alianza con el Royal Bank of Scotland. En 2004 adquiere el Abbey National Bank, sexta entidad del Reino Unido.

Las adquisiciones internacionales, como las nacionales, son para integrar los activos en una estructura lógica. Un claro ejemplo es CC-Bank, que junto con Finconsumo (Italia), Hispamer y otros le sirve para crear Santander Consumer.

Hay más claves de Emilio Botín, como la de atacar antes de ser atacado. O la de ser implacable, no vamos a recordar ahora ejemplos. Y se ha llevado bien con el poder. Pero en resumen, Emilio Botín Ríos ha modernizado el sistema financiero español como muy pocos, o como ninguno. Se ha atenido a sus objetivos, con lo que tiene ello de bueno y malo, y los ha cumplido sobradamente: Ha hecho de su banco una de las grandes entidades financieras del mundo, ha creado empleo y ha ganado mucho dinero. Sin duda, es una gran pérdida.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.