www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

“JORDI LES TIENE COGIDOS POR LOS HUEVOS”

sábado 20 de septiembre de 2014, 17:54h
Uno de los intelectuales catalanes de más alto prestigio nacional, poeta de intenso temblor lírico, me decía ayer...

Luis María Anson publicó en el diario El Mundo el artículo que, por su interés, reproducimos a continuación.

“Uno de los intelectuales catalanes de más alto prestigio nacional, poeta de intenso temblor lírico, me decía ayer: “Jordi les tiene cogidos por los huevos”. A la plana mayor de Convergencia no le llega la camisa estelada al cuerpo. Pujol lo sabe todo de todos y si se encabrita puede derribar el templo. Caerá él pero junto a él todos los filisteos convergentes”.

Arturo Mas fue “conseller en cap”, es decir, primer ministro o jefe del Gobierno del presidente Pujol. Solo entre 1995 y 1997 firmó contratos públicos por valor de 2.200 millones de euros. La mordida sobre esos contratos osciló entre el 3% y el 20%. Pascual Maragall denunció en pleno Parlamento catalán la gran tropelía. Presuntamente Jordi Pujol se benefició de la mordida convergente. Cuesta creer que los dirigentes destacados de su partido no salieran beneficiados, presuntamente también por supuesto, del gran negocio en el que la política se ha convertido en toda España, y no solo en Cataluña, como denunciaron en un libro concluyente Federico Quevedo y Manuel Forcada.

El nihil novum sub sole del Eclesiastés, el nada nuevo bajo el sol, se hace tenaz realidad histórica en nuestra nación. “Para no morir ahorcado el mayor ladrón de España se vistió de colorado”, se cantaba en los patios de monipodio de la España imperial señalando al duque de Lerma, valido de Su Majestad Católica el Rey Felipe III. El Arturo Mas del duque, Rodrigo Calderón, fue ajusticiado públicamente. Lerma se salvó acogiéndose a sagrado: la Iglesia le designó cardenal. En los albañales donde desaguan los detritos de la política, el pueblo se cachondeaba del ministro áulico de Carlos I de España y V de Alemania: “Sálveos Dios ducado de a dos que mesié de Xevres no topó con vos”.

Jordi Pujol, que en su día rindió servicios excepcionales a la gobernabilidad de España y conviene no olvidarlo para no sumarse a los que hacen leña cruel del árbol caído, Jordi Pujol sabe que en Convergencia están jugando con fuego y que nadie como él puede tirar de la manta porque conoce punto por punto, hombre por hombre, euro por euro, lo que la manta esconde.

Bueno, Pujol y los servicios de inteligencia españoles, admirablemente dirigidos por Félix Sanz Roldán. Unos servicios de inteligencia que tal vez hayan puesto en manos de Mariano Rajoy los secretos necesarios para desactivar el órdago del 9-N. La política arriólica de no ver nada, no oír nada, no decir nada, no hacer nada, es contraria a la actividad permanente y silenciosa del alto espionaje español.”