www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Guerra en Congo

El Gobierno y los rebeldes tutsis de Nkunda firman la paz

miércoles 23 de enero de 2008, 22:07h
El acuerdo, que obliga a todos los grupos armados y a los movimientos político-militares a poner fin, de forma inmediata, a las hostilidades en los dos Kivus, debería dejar atrás un conflicto que ha dejado centenares de muertos y más de 400.000 desplazados.
La aceptación de dicha pauta supone una luz de esperanza para un país que, según un reciente informe de la organización humanitaria "International Rescue Committee" (IRC), ha registrado 5,4 millones de muertos en los últimos diez años relacionados tanto con la guerra de 1998-2003 como con la larga posguerra que le sucedió.

El mismo informe reveló que la guerra y sus secuelas, en especial la malnutrición y las enfermedades, causan la muerte de 45.000 personas cada mes, de los cuales casi la mitad son niños menores de cinco años.

Las bases del tratado

El acuerdo de paz establece un alto el fuego inmediato y permanente entre todos los bandos, e impone la retirada de los combatientes de Nkunda de sus posiciones de avanzadilla en Kivu Norte (ocupadas el pasado mes de diciembre, tras el fracaso de una ofensiva del Ejército) en las que se creará una zona de nadie patrullada por los "cascos azules" de la misión de la ONU.

Asimismo, una comisión técnica se encargará de supervisar el desarme de los rebeldes de Nkunda y de las milicias, así como su integración en el Ejército nacional o su desmovilización.
El Gobierno, por su parte, promoverá una ley que garantice la amnistía para estos rebeldes, que abarque los casos de "insurgencia y actos de guerra" y que excluya los crímenes de guerra, los crímenes contra la humanidad y el genocidio.

Las regiones de Kivu Norte, Kivu Sur y Nkunda

Kivu Norte y Kivu Sur fueron el escenario desde 2000 de los enfrentamientos entre el Ejército de la RDC, las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) y los diversos grupos armados formados por renegados del Ejército, como es el caso de Nkunda, o por milicias rebeldes.

El tutsi Laurent Nkunda, perseguido por crímenes de guerra, ocupa un lugar destacado en este tipo de acontecimientos.
En agosto de 2007, Nkunda constituyó su propio gobierno "de facto" en la zona, con sus instituciones policiales, su propia cadena de radio, su sistema de impuestos, su propia bandera, su propio "país" (al que llamó la "Tierra de los Volcanes") y su propio partido único, el CNDP.

Desde entonces, las fuerzas de Nkunda han sido acusadas de violaciones a los Derechos Humanos, como asesinatos, violaciones, saqueos y reclutamiento de niños soldados. En septiembre de 2005, el propio militar fue acusado de crímenes de guerra por el Tribunal Penal Internacional (TPI).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios