www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL FRACASO DE ARTURO MAS

martes 14 de octubre de 2014, 12:46h
Con una pataleta pueril, Arturo Mas, tras el rotundo fracaso del 9-N, ha decidido organizar...
Con una pataleta pueril, Arturo Mas, tras el rotundo fracaso del 9-N, ha decidido organizar un paripé que le salve la cara instalando urnas, al parecer, en el interior de los edificios públicos para disimular el tremendo error cometido.

El presidente de la Generalidad se negó a dimitir tras fracasar en las elecciones autonómicas anticipadas. Creyó que obtendría 80 diputados y se quedó en 50. En lugar de reconocer el varapalo recibido, Arturo Mas, para continuar sentado en la silla curul de la Generalidad, se hincó de hinojos ante Oriol Junqueras y aceptó que la política catalana fuera dirigida a partir de ese momento por ERC.

Ahora debería hacer lo que no supo dos años atrás: presentar su dimisión irrevocable y dedicarse a disimular sus harapos políticos retirándose a reflexionar en su domicilio particular.
En todo caso, el Gobierno se equivocará si lanza las campanas al vuelo y adopta una actitud desdeñosa. De lo que se trata ahora es de abrir una negociación de fondo para concordar con los diversos sectores políticos catalanes una fórmula que permita a Cataluña permanecer en la España de todos, dejando atrás la división, el despropósito y, como dijo en su día el Rey Juan Carlos, la quimera.