www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA PATALETA DE ARTURO MAS

viernes 31 de octubre de 2014, 11:22h
El 9-N alternativo es una pantomima. Es una bufonada. Es una burla. Es un entremés...

El 9-N alternativo es una pantomima. Es una bufonada. Es una burla. Es un entremés. Es un sainete. Es un enredo. Es un engaño. Es una patraña. Es la pataleta pueril de un político mediocre.

El Gobierno de la nación, de acuerdo con el partido líder de la oposición, ha acudido al Consejo de Estado, primero, al Tribunal Constitucional, ahora, para que la pirueta de Oriol Junqueras y su títere Arturo Mas quede claramente al margen de la ley. Los dos adalides del secesionismo no pueden seguir tomando el pelo a los catalanes, al resto de los españoles, a los europeos. Basta ya. La Constitución española es abierta. El artículo 168 señala claramente el procedimiento a seguir para, dentro de la ley, plantear la independencia de Cataluña.

Fuera de la ley, Oriol Junqueras y su escudero Arturo Mas se tropezarán con el Gobierno y con la oposición y, sobre todo, con el conjunto de los españoles que son los que tienen el derecho a decidir sobre una cuestión tan cardinal como la secesión de un territorio de la unidad multisecular de España.

Eso no quiere decir que, tras la previsible decisión del Constitucional, aquí paz y mañana gloria. El problema no es el 9-N sino el 10-N. A partir de esa fecha, Rajoy y Sánchez están en la obligación de negociar hasta la extenuación con los dirigentes catalanes para encontrar una fórmula que consolide el futuro de Cataluña dentro de España. Esa fórmula exigirá de un modo u otro abordar la reforma constitucional que pide a gritos la situación española para incorporar a las nuevas generaciones a un sistema del que, de forma abrumadoramente mayoritaria, se sienten divorciadas.