www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA GRAN FARSA DE JUNQUERAS Y MAS

sábado 08 de noviembre de 2014, 10:56h

Es una pantomima. Es un sainete. Es una pataleta pueril. Fuera de la ley, así lo han decidido el Tribunal...

Es una pantomima. Es un sainete. Es una pataleta pueril. Fuera de la ley, así lo han decidido el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo, Oriol Junqueras y su escudero Arturo Mas mantienen una votación ajena a cualquier exigencia democrática.

El 9-N ha sido y es una gran farsa. Sin interventores, sin censo, sin control alguno, la manipulación es un hecho incuestionable. La jornada del 9-N carece del menor valor democrático ni siquiera indiciario. Es una soez burla a la democracia.

No corresponde a los murcianos decidir si Murcia se escinde de España porque así lo propugnen uno o varios grupos políticos de la Comunidad Autónoma. Conseguida por estos grupos la aprobación de su proyecto secesionista por el Congreso y el Senado, conforme al artículo 168 de la Constitución, correspondería a todos los españoles, no solo a los murcianos la decisión final en referéndum.

El derecho a decidir sobre la secesión de Cataluña es un derecho que, en última instancia, tienen todos los españoles, porque desde hace 500 años Cataluña forma parte de España. La Constitución aprobada por la voluntad general del pueblo español en 1978 consagra ese derecho a decidir de todos y no de una parte.

La jornada del 9-N ha sido y es una farsa. El derecho a decidir de los catalanes, una falacia. Ese derecho, en asuntos de territorialidad, existe pero junto al resto de los españoles. El ciudadano medio, en fin, empieza a estar hasta el gorro del acoso de Oriol Junqueras y su títere Arturo Mas y desea que, a través de una negociación seria entre el Gobierno y la Generalidad, y siempre dentro de la ley, se encauce una situación que está envenenando la vida nacional y fragilizando la imagen de España en el extranjero.