www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Jesús Sánchez Adalid: Y de repente, Teresa

domingo 28 de diciembre de 2014, 18:47h
Jesús Sánchez Adalid: Y de repente, Teresa

Ediciones B. Barcelona, 2014. 496 páginas. 19,50 €. Libro electrónico: 9,99 €

Por Jorge Pato García

Teresa de Jesús, doctora de la Iglesia,maestra de la luz, centella del amor, enséñanos la senda por la que caminastecon alma enamorada, buscando en ti al Señor”, de esta forma se inicia el himno del V centenario del nacimiento de santa Teresa de Jesús. Este es uno de los cientos de homenajes que a lo largo de 2015 va a tener la santa de Ávila para recordar su llegada al mundo el 28 de marzo de 1515. La devoción, el misticismo, la literatura en grado magistral y el amor a Dios, son una parte de las numerosas virtudes que concurrieron en ella.

A esta celebración se une, por encargo de los padres Carmelitas, Jesús Sánchez Adalid, que rinde un particular homenaje a su venerada Teresa. En esta ocasión, la pluma magistral de este escritor nos va a llevar a conocer una parte ocultada de la vida de la santa abulense que sufrió por la Inquisición. Quizás por un exceso de amor hacia Teresa de Jesús, una vez elevada a los altares, se quiso dejar de lado esta parte de su existencia, que no se circunscribe a un momento puntual, sino que serán muchos los años en los que el Santo Oficio estará vigilante.

En el siglo XVI en España la Inquisición buscaba protestantes, pero el fenómeno hereje que realmente abundó fue el de los alumbrados, exclusivamente español. Gentes que se hacían pasar por falsos místicos, tratando de conseguir con ello dinero o cualquier otro tipo de favores. En la misma época santa Teresa alcanzaba sus arrobamientos, encuentros místicos y verdaderos con Dios, la vida terrenal se le hacía un trámite oneroso. La santa andariega y fundadora añadía a sus encuentros con Dios una personalidad luchadora y revolucionaria para la época. Así que el Santo Oficio no dudó en poner toda su ingente maquinaria a trabajar con esta carmelita, poniendo su obra en el punto de mira.

Gracias a Sánchez Adalid esta parte de la vida de Teresa sale a la luz, para demostrar en primer lugar que los santos en su tránsito por este mundo tienen una vida con páginas luminosas que serán las que redunden en la demostración de sus virtudes heroicas necesarias para su elevación a los altares. Pero también páginas menos brillantes, coherentes con su condición humana y que no por ello son una parte a obviar.

Que Teresa sufrió la persecución de la Inquisición es un hecho probado y documentado, pero ello no merma la grandeza de su figura y es precisamente ese el destino último de la novela de Sánchez Adalid. Con el virtuosismo que le ha caracterizado en un área tan compleja como es la novela histórica, nos lleva al lado de santa Teresa de Jesús, junto a los miedos que le recorrían el cuerpo al saberse perseguida y también junto a su fe y ejemplaridad que le ayudaron a seguir adelante con la tarea reformadora que hizo de la orden carmelita descalza. Tras conocer esta parte de su vida, aumenta la admiración hacia la santa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios