www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TSIPRAS YA CONTABA CON LO QUE HA PASADO

viernes 30 de enero de 2015, 11:05h
Sabía de sobra el nuevo presidente del Gobierno griego que sus medidas derrochadoras...

Sabía de sobra el nuevo presidente del Gobierno griego que sus medidas derrochadoras tomadas en un Consejo de Ministros retransmitido en directo por la televisión provocarían el derrumbamiento de la bolsa, el disparo fogonero de la prima de riesgo y la retirada masiva de depósitos. Sabe también, aunque no lo diga, que su política arruinará todavía más al pueblo griego y creará una gran tensión en la Europa del euro.

Tsipras milita en un neoestalinismo sin secretos. Lo principal para él no es la justicia social y la prosperidad del pueblo griego. Lo principal es la liquidación del sistema, del orden social reinante y su sustitución por lo que él representa. Tsipras aspira a borrar de raíz a la casta gobernante y al tejido financiero para adueñarse de todo lo que había. Es la nueva clase de Milovan Djilas. La lucha de clases del estalinismo griego consiste en aplastar a las clases dominantes y sustituirlas por la nueva clase representada por Tsipras. No se trata de evolucionar o reformar. Se trata de arrasar lo que hay para imponer la revolución radical desde arriba. A Tsipras no le importa arruinar al pueblo con tal de que él y los suyos disfruten de todas las prebendas del poder.

Así pasó en Polonia o en Hungría. Así pasa en China o en Corea del Norte. Así están las cosas en Cuba o en Venezuela. Sería absurdo chuparse el dedo ante la realidad del estalinismo. Encaramado en el poder, Tsipras está poniendo ya en marcha y aceleradamente la estrategia para cambiarlo todo. Tal vez lo consiga. Tal vez no, porque la supranacionalidad europea hará lo posible para impedir que el neoestalinismo totalitario se adueñe de Grecia.