www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NO ES PABLO IGLESIAS, ES ALBERT RIVERA QUIEN INQUIETA A MARIANO RAJOY

miércoles 18 de febrero de 2015, 11:58h
La parte sustancial de la hemorragia de votos que desangra al Partido Popular no ha ido a parar a Podemos...
La parte sustancial de la hemorragia de votos que desangra al Partido Popular no ha ido a parar a Podemos sino a Ciudadanos. El centro derecha tiene por fin una alternativa constructiva y razonable a sus principios ideológicos. En 1982, la oscilación de Calvo-Sotelo hacia el centro izquierda provocó un movimiento cardinal de los votantes del centro derecha que se pasaron en bloque a Alianza Popular. Calvo-Sotelo que disponía de 165 diputados se quedó en 12 en las elecciones generales de octubre de 1982.

Aunque Mariano Rajoy ha distinguido con su desdén o su inoperancia a algunos de los principios ideológicos del centro derecha, todavía el grueso de sus votantes está indeciso. A poco que el presidente se mueva para satisfacer a los electores del Partido Popular, recuperará posiciones y Albert Rivera se quedará con un interesante partido que en algunos municipios y autonomías podría contribuir a un Gobierno de centro derecha.

Las nuevas cifras que se manejan en Moncloa están claras. Pablo Iglesias solo araña en el centro derecha votos de gente muy joven que desprecia a los políticos. En cambio, Albert Rivera es un foco de atracción extraordinariamente peligroso para el Partido Popular. A la derecha del PP existe un partido democrático y serio que puede absorber muchos votos si el presidente del Gobierno no reacciona a tiempo y recupera el terreno perdido en el centro derecha. En los próximos meses sabremos si Mariano Rajoy decide moverse o si permanece fiel a la política arriólica de no hacer nada.