www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

cuatro vientos

Emergencias simula un rescate de rehenes de un autobús

domingo 25 de mayo de 2008, 17:36h
Para resolver esta situación de extrema gravedad, en la que además se ha producido el estallido de una fábrica de productos químicos cercana al lugar de los hechos, el ensayo ha contado con profesionales sanitarios de diez comunidades autónomas, bomberos, Policía Nacional, Policía Local, Guardia Civil y la Unidad Militar de Emergencias (UME).

La UME, que participa por primera vez en las Jornadas de Catástrofes, que este año celebran su XVII edición, ha intervenido en el simulacro con un helicóptero del servicio de rescate, equipos caninos destinados a la detección de personas heridas, una unidad de intervención contra incendios, una unidad NBQ y una ambulancia.

Al acto de clausura de estas jornadas ha acudido el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, quien, tras observar la espectacularidad de las intervenciones desarrolladas, ha destacado la "profesionalidad" de los diferentes servicios, "sean de la Administración que sean", lo que a su juicio "supera la obligación contractual" para situarse en "la vocación".

No en vano, de los que han intervenido, 182 personas pertenecen al Ministerio de Defensa, 168 a los Cuerpos y Fuerzas Seguridad del Estado y 40 a servicios de otras comunidades y ayuntamientos.

Los restantes 500 pertenecen a la ciudad de Madrid: 360 son miembros del SAMUR-Protección Civil y el resto, fundamentalmente, policías municipales y personal del SELUR.




El número de vehículos implicados en el simulacro (de diferentes servicios) ha ascendido a 140, a los que hay que sumar tres helicópteros, que han sobrevolado de forma muy llamativa el cielo de Cuatro Vientos, cubierto con varias columnas de humo negro, para evacuar a las víctimas más graves al hospital Central de la Defensa y al Gómez Hulla.

El alcalde ha incidido en que el nivel de cooperación existente entre todas las unidades participantes "demuestra cómo en Madrid y en toda España" se está "preparando un nuevo discurso de seguridad", necesario en "una sociedad del siglo XXI en la que existen circunstancias que rompen la tranquilidad" y que consiste "no sólo en actuar cuando se ha producido el incidente, sino en prevenirlo".

"Este tipo de simulacros sirven para detectar dónde se encuentran los puntos vulnerables que encontramos en las grandes ciudades", ha aclarado.

También ha alabado el nivel de rapidez de los servicios del SAMUR, que, según ha comentado, han reducido el tiempo de llegada al suceso de los 8,31 minutos en 2005 a los 8,14 en 2007 para las unidades básicas y de los 8,34 segundos a los 8,28 en las avanzadas, y que es calificado con un 8,78 sobre 10 en la valoración.

"Unos datos de los que todos los ciudadanos de Madrid no sentimos muy orgullosos", ha resaltado el alcalde, "porque permiten que, no estando exentos de riesgo, vivamos en una sensación permanente de atención porque sabemos que la respuesta, perfectamente coordinada, será la más eficaz para reducir los riesgos".

A la prueba ha asistido también numeroso público, que ha podido disfrutar de momentos de gran tensión, como el que se ha producido cuando los GEO han irrumpido en el autobús para liberar a los rehenes o durante las negociaciones entre un inspector experto y el líder de los atracadores, que han podido seguirse a través de la megafonía.